"Condenamos el comportamiento inaceptable observado en Sevilla. Instamos a los aficionados que siguen al equipo a respetar a nuestros anfitriones y actuar de manera responsable", solicitó un portavoz de la FA.

"La FA trabajará en colaboración con la Unidad de Vigilancia del Fútbol del Reino Unido para ayudar a identificar a los involucrados y sancionaremos a cualquier miembro del England Supporters Travel Club (grupo de aficionados que siguen a la selección inglesa en el extranjero) que sea responsable del desorden", añadió.

El partido de esta noche está declarado de alto riesgo y se llevará a cabo un dispositivo especial de seguridad superior a un Betis-Sevilla, según informan fuentes de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

De este modo, las fuerzas del orden extremarán precauciones con los 3.000 seguidores británicos, que estarán custodiados por policía inglesa y vigilantes privados que viajan desde Londres, además de la Policía Nacional. El departamento de seguridad e integridad de la RFEF está en contacto con la Policía Nacional y Local, así como con la policía inglesa, para coordinar el dispositivo.

Por el momento, La Policía Nacional no ha detenido o identificado aún a ninguna persona con relación a los incidentes protagonizados este pasado domingo en el casco histórico por aficionados británicos, según han indicado a Europa Press fuentes policiales.

Según tales fuentes, la Policía Nacional está investigando los hechos en cuestión, constatando daños y desperfectos en la vía pública, pero sin que consten denuncias por lesiones sufridas por persona alguna.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.