Autobús, autobuses, Madrid, EMT, transporte público
Autobús, autobuses, Madrid, EMT, transporte público EUROPA PRESS - Archivo

De casa al centro y del centro a casa. Para la mayoría de los madrileños, el mapa mental de la capital se puede llegar a resumir en esa conexión, a simplificar en esa dependencia lineal entre un punto de la periferia y otro más o menos próximo al kilómetro cero. Y, aquí, la oferta de autobuses urbanos juega un papel diario, vertebrador.

Ante el "aumento de la demanda", la Comunidad de Madrid, a través del Consorcio Regional de Transportes (CRTM), ha decidido reforzar a lo largo de este mes 19 líneas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) que surcan la ciudad. La mayoría de las escogidas conectan nodos hipertransitados y multimodales como Sol, Atocha o Plaza de Castilla con distritos de los cuatro puntos cardinales. Las novedades se empiezan a notar desde hoy. Como detallan fuentes regionales a 20minutos, a partir de este lunes entran en funcionamiento nuevos horarios y mayores frecuencias en determinadas franjas en una decena de líneas. La próxima semana, el plan desplegará su segunda fase.

Así, desde hoy, el Consorcio repartirá una treintena de coches adicionales en los momentos más frecuentados que han identificado durante los siete días de la semana en las líneas 9 (Sevilla-Hortaleza), 18 (Plaza Mayor-Villaverde Cruce), 35 (Plaza Mayor-Carabanchel Alto), 55 (Atocha-Batán), 67 (Plaza de Castilla-Barrio de Peñagrande), 79 (Plaza de Legazpi-Villaverde Alto), 87 (Plaza República Dominicana-Las Cárcavas), 112 (Mar de Cristal-Barrio del Aeropuerto), 139 (Dehesa del Príncipe-Carabanchel Alto) y 141 (Atocha Renfe-Buenos Aires). Además, el próximo lunes 15, la segunda fase llegará a nueve líneas: 16 (Moncloa-Pio XII), 36 (Atocha-Campamento), 57 (Atocha Renfe-Alto del Arenal), 61 (Moncloa-Narváez), 73 (Diego de León-Canillas), 105 (Ciudad Lineal-Barajas), 106 (Manuel Becerra-Vicálvaro), 134 (Plaza Castilla-Montecarmelo) y 153 (Las Rosas-Mar de Cristal).

La nueva línea para El Cañaveral

Cabe recordar que, aunque la EMT es una sociedad propiedad del Ayuntamiento de Madrid, la competencia para la planificación de los servicios de transporte público en la región la ostenta el Consorcio, un organismo que ‘cuelga’ de la Consejería de Transportes, Vivienda e Infraestructuras del Ejecutivo regional. Fuentes del departamento de Rosalía Gonzalo, quien preside este conglomerado, reconocen que esta reconfiguración del servicio llega después de que se haya detectado "una mayor ocupación" de los urbanos en momentos como las primeras horas de las mañanas y de las tardes de los días laborables, así como en el fin de semana

Entre las iniciativas de este programa de refuerzos se encuentra el "adelanto" de la "consideración de hora punta", lo que "conlleva mayor frecuencia de paso de autobuses". Esto se aplicará, por ejemplo, en la 9, que desde esta semana presta este servicio más orientado a trabajadores y estudiantes a partir las 8 de la mañana. Además, se realizará un "ajuste" de "dotaciones o recorridos" para redistribuir recursos, concentrando unidades en horas punta para reducir esperas en los intervalos más concurridos.

Por otra parte, el Consorcio ha informado de que a lo largo de este mes de octubre entrará en funcionamiento una nueva línea de la EMT que recorrerá el sureste de la capital. La SE 723 unirá Alsacia con el nuevo desarrollo de El Cañaveral, con la intención de "mejorar las alternativas de transporte" de este barrio, "que está experimentando un importante crecimiento de vecinos".

Según el planteamiento inicial, este servicio conectará el entorno con colegios e institutos de Vicálvaro, así como con los centros médicos y la superficie comercial de Las Rosas. En este sentido, la Comunidad pretende que su trazado se vaya "adaptando" a las necesidades futuras.

Consulta aquí más noticias de Madrid.