Estado de las ventanas tras el robo.
Estado de las ventanas tras el robo. DIÓCESIS OSMA-SORIA.

El sacerdote encargado de la parroquia de la Inmaculada Concepción de la localidad, José Sala Pérez, denunció en la mañana de este jueves la sustracción de unas treinta piedras de sillería de las ventanas así como de las rejas de forja de las dos ventanas laterales del templo y de la ventana de la sacristía.

Ante los robos en ermitas e iglesias perpetrados en las últimas semanas (cinco, incluyendo el de Valdegrulla) desde La Diócesis de Osma-Soria muestran su "pesar más hondo" con la conciencia de que los únicos responsables de estos ataques contra el patrimonio son los que "cometen este tipo de actos delictivos", tras los cinco ataques sufridos en las últimas semanas.

Asimismo, señalan que su deseo sería "mantener restaurado y en uso todo el patrimonio religioso" pero la realidad es que la despoblación, por una parte, y la falta de medios económicos, por otra, "hacen inviable esta noble aspiración".

La Diócesis recuerda que, por ejemplo, en 2017 el 39,05% del presupuesto de la Diócesis "fue destinado a la conservación de iglesias y ermitas", entre otros, y en este 2018, en el primer semestre, se ha invertido más de 1,1 millones de euros en el patrimonio, siendo el 82,8% de esta cantidad de "procedencia exclusivamente eclesial".

La Iglesia diocesana, que" no desconoce la precariedad de medios con la que frecuentemente trabajan", valora y agradece los esfuerzos que los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado "están haciendo en este campo y en otros muchos".

CINCO ATAQUES

En las últimas seis semanas el patrimonio religioso en la Diócesis de Osma-Soria ha sufrido cinco ataques.

En el mes de agosto tuvo lugar el expolio de la ermita de La Mercadera donde los ladrones sustrajeron piedras de gran tamaño, la cruz de piedra de la espadaña y la sillería de la portada del templo.

En segundo lugar el robo sufrido en la ermita de la Virgen de Ulagares en Castilruiz donde los ladrones se llevaron algunos objetos de culto, dinero y herramientas de una empresa que trabaja en el templo el pasado fin de semana.

La ermita de San Lorenzo, en Boos, es el tercero de esta serie de ataques contra el patrimonio soriano.

Asimismo, a principios de esta semana se ha registrado un nuevo en la iglesia de Masegoso, tras romper la puerta de acceso al templo, si bien esta vez no hay que lamentar la sustracción de elementos patrimoniales.

Con el de la iglesia de Valdegrulla son ya cinco los ataques al patrimonio soriano.

Valdegrulla se encuentra en la parte occidental de la provincia de Soria, 10 kilómetros al norte de El Burgo de Osma. En 1828 contaba con 135 habitantes; en 1850, según el diccionario de Madoz, la población había descendido a 61 habitantes.

Desde la década de los 70 del siglo pasado comenzó a sufrir los efectos de la despoblación de manera progresiva pero constante hasta que, en el año 1997, la última familia que residía abandonó el pueblo.

Consulta aquí más noticias de Soria.