Josep Borrell
Josep Borrell, ministro de Exteriores. Mariscal / EFE

Exteriores ha vuelto a convocar al embajador belga en Madrid, Marc Calcoen, para expresar el "profundo malestar" de España por las nuevas declaraciones del presidente del Parlamento flamenco, Jan Peumans, relacionadas con el proceso independentista catalán.

En un comunicado, Exteriores considera las declaraciones "inaceptables" para un país "amigo" y "aliado"  y "miembro de la UE como es España".

El secretario de Estado para la UE, Luis Marco Aguiriano, fue el encargado de recibir al embajador belga el pasado viernes, 12 días después de que el pasado 20 de septiembre fuera convocado por Exteriores en protesta por la carta que Peumans envió a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell.

Después de esa protesta, Peumans se reafirmó en el mensaje dirigido a Forcadell en el que cuestionaba la democracia española y rechazó retirar "ni una sola palabra" de esa carta.

Según el comunicado de Exteriores, en el encuentro el secretario de Estado reiteró "el profundo malestar" causado por las nuevas declaraciones del presidente del Parlamento flamenco "en su calidad institucional", en las que se "reafirma en sus juicios sobre la democracia española que había recogido previamente en una carta enviada recientemente a Forcadell".

Aguiriano trasladó al embajador belga que "España es una democracia plena, de la que no duda ninguna institución internacional ni Estado miembro de la Unión Europea", por lo que incidió en que "las declaraciones del presidente del Parlamento flamenco como inaceptables para un país amigo, aliado  y miembro de la UE como es España".