Fran Perea
Fran Perea presenta su nuevo disco 'Viaja la palabra' tras ocho años fuera de la música. MAREA GLOBAL

Han pasado ocho años desde que se alejó de la música y 15 desde que sacó su primer disco, ligado a la exitosa serie, Los Serrano, pero ha vuelto. Fran Perea retoma su carrera musical con el álbum Viaja la palabra, un proyecto en el que además de la música está muy presente la palabra. Tanto es así que el proyecto completo se compone del disco, un libro con el mismo nombre y una puesta en escena con efectos audiovisuales que fomentan la narrativa a través de videolyrics.

Bajo la premisa de que "a través de la música viaja la palabra", Perea habla con nosotros para contarnos más detalles de esta nueva ruta musical, "provista de menos artificos y algo más desnuda" que sus anteriores trabajos.

Ocho años lejos de la música, centrado en otros proyectos. ¿Cómo está siendo la vuelta a este mundillo? ¿Impone?

La vuelta está siendo buena, de forma paulatina y tranquila. Hemos sacado dos temas en redes sociales, a modo de adelanto para que la gente fuese retomando el contacto y nosotros también. Hay ganas, nervios también... Y por su puesto que impone, porque el mundo de la música ha cambiado muchísimo, y yo también.

¿Has escogido este momento por algo especial?

A partir de los 35 años hay un punto de reflexión, donde uno se para a mirar qué tal le ha ido la vida. Se ha dado la casualidad de que todo a confluido: yo quería hacer un disco, pero no sabía cuándo y al final todo se ha dado para que sea ahora. Creo que no puede haber un momento mejor, es casi un regalo de cumpleaños.

En este nuevo proyecto, ¿qué hay del Fran Perea que interpretaba al joven y enamoradizo Marcos Serrano y que hay de nuevo?

Sigue quedando algo de aquello, pero mucho más desprovisto de artificio. De nuevo hay mucho, lo primero, un tipo que va a cumplir cuarenta años y que cuenta diez historias de su vida muy apoyadas en la palabra. Trato de hacer canciones con una voz y una guitarra, además de otros elementos como un contrabajo; todo muy a favor de la palabra. Esto es lo más diferente, el cambio más fuerte. En Viejos Conocidos había más letras con mayor profundidad, pero había demasiada producción y en los anteriores, casi todas las letras estaban ligadas a un personaje que ni siquiera era yo. Sin embargo, sigue quedando esa ilusión, ese arrojo de decir "vamos a ponernos a cantar". Eso tiene que estar siempre.

Con una composición más madura y un Fran Perea también más curtido, ¿esperas que aquellos que te seguían en tus primeras andaduras musicales vuelvan a reengancharse ahora con este proyecto?

Al igual que yo, la gente que me escuchaba también ha crecido. A mi me vino bien separarme de aquello y emprender otros caminos profesionales para ahora volver a la música de una forma más desnuda con la que se pueden identificar. Uno no quiere tener expectativas pero al final las acaba teniendo. A mí me apetece que estas canciones se degusten y creo que hay un público para eso. De ese público que había en su día, habrá gente; otros que no me escuchaban, ahor aigual sí lo hacen porque piensan que es algo diferente.Si tengo esa capacidad de sorprender a alguien me alegro mucho, porque lo que más me gusta de esta profesión es la capacidad de sorprender.

En las canciones se percibe un viaje interior a través de la música. Hablas de ti, del camino, de perderse y encontrarse... ¿Qué reacción pretendes causar en los que te escuchan?

En la canción Caballito de mar hablo precisamente de que no hay que ir al resultado, hay que disfrutar del proceso. Cuando compongo no pienso lo que va a provocar, intento ponerme a mí en una situación de exigencia. Voy a hablar sobre el proceso creativo y sobre las crisis que a mí me sacuden durante él, de los miedos y las inseguridades. Me pongo a prueba e intento hacer un ejercicio de análisis y contarlo, pero no sé qué reacción tendrá. Para mí la música y todas las artes, son un acto de comunicación.

Hablas de que a través de la música viaja la palabra, ¿crees que es una forma de contar historias  de hacer llegar a la gente asuntos importantes?

A mí me pasa una cosa que creo que le ocurre a mucha gente: tener emociones, situaciones que pasan en la vida que te hace sentir algo a lo que no sabes ponerle nombre. Yo estoy así a menudo. Tanto la música como las demás artes tienen la capacidad de ponerle nombre y forma a eso, te ayudan a decir: "esto que te pasa podría ser esto". Creo que eso es un arma poderosísima. Me gusta imaginar que alguien siente eso con alguna de mis canciones.

Sobre el apartado audiovisual, ¿por qué con videolyrics?

Tiene que ver con la puesta en escena. En los directos vamos con Koi Samsa, que es quien ha hecho el diseño del proyecto, me acompaña y dibuja mientras canto. Además, viene otro chico con nosotros que hace narrativa visual con un Ipad que se mezcla con el dibujo real. Es parecido a lo que he hecho con los videolyrics pero con más narrativa, se cuenta una historia con una onda de la voz, con un barco sobre la acuarela del mar...

Empezamos a trabajar en esto porque cuando estábamos creando el proyecto vimos que en países como Serbia, Balcanes, o Polonia, donde yo soy muy famoso por la serie y donde también ha llegado mi música, hay mucha gente que aprende español. Nos pareció una idea muy interesante seguir fomentando el estudio de nuestra lengua a través de la música. La parte del show con caligrafía forma parte de eso, que esa ente que aprende castellano vea las palabras viajando por el escenario.

En el disco han colaborado Rozalén y Ara Malikian, ¿cómo ha sido trabajar con ellos? ¿Habrá más colaboraciones?

A los dos los conocía. Rozalén ya me había invitado a cantar una canción con ella cuando vino a Madrid a tocar en el Circo Price. Cuando trabajaba en la canción Caballito de mar, me pareció una canción ideal para cantar con ella, me gusta que los procesos creativos sean compartidos. Por otro lado, Mi voz, la primera que compuse, habla sobre que cada uno tiene su propia voz. Me gustaba la idea de que alguien usase la voz de forma diferente y me vino Ara a la cabeza: su voz es un violín, el se expresa a través de él, diferente a mí, que lo hago a través de mi voz, mis gestos. Me pareció bonito aunar esos dos conceptos en la canción.

Aunque no hay más colaboraciones, no descarto continuar con la internacionalización del proyecto cantando en los directos con la gente de cada lugar al que vayamos y darle así a esto el valor que tiene.

Sobre la gira, ¿qué destinos hay ya confirmados?

La primera parada de Viaja la palabra tour es Málaga, mi ciudad natal, el próximo 4 de octubre. La siguiente será en la sala Cultural Caja de Burgos, el 20 de octubre.