El juez ha decidido finalmente procesar al actor Willy Toledo por insultar a Dios y a la Virgen María en unos comentarios escritos en Facebook, en los que además criticaba la apertura de juicio oral contra tres mujeres por la procesión de una gran vagina en Sevilla.

En un auto de transformación de diligencias previas en procedimiento abreviado, el titular del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid, Juan Javier Pérez Pérez, procesa al actor por un delito contra los sentimientos religiosos al considerar que sus comentarios "contienen frases potencialmente ofensivas para la religión católica y sus practicantes". Este auto no supone aún la apertura de juicio oral y las partes aún pueden pedir el archivo del caso.

Todo comenzó con una denuncia ante la Fiscalía formulada en julio de 2017 por la Asociación de Abogados Cristianos; el Ministerio Público, a su vez, presentó una denuncia por un delito contra los sentimientos religiosos que fue remitida al Decanato de los Juzgados de Plaza de Castilla y recayó en el Juzgado de Instrucción 11.

Toledo habría escrito unos días antes un mensaje en el que llamaba "energúmena" a la titular del juzgado de instrucción 10 de Sevilla por abrir juicio oral contra tres mujeres acusadas de un delito contra los sentimientos religiosos por llevar a cabo "la procesión del coño insumiso", en el que portaron una gran vagina por el centro de la ciudad andaluza.

"Yo me cago en dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso", dijo el actor en su perfil de Facebook. Además, tildó de "represión" la fianza de 3.600 euros acordada por la juez.

Libertad de expresión

El juez considera que "al menos los mensajes publicados el día 5 de julio de 2017 pudieran no estar amparados por el citado derecho fundamental -el de la libertad de expresión, esgrimido por Toledo- y, por ello, no cabe aquí excluir la posibilidad de que integren el citado delito contra los sentimientos religiosos".

El magistrado señala que "existen motivos suficientes" para procesarle, sin embargo, no ve como constitutivos de delito otros dos mensajes que Willy Toledo publicó en Facebook el 14 de abril y el 6 de julio de 2017 y que la Policía incluyó en sus diligencias. Dichos comentarios contienen, según el magistrado, "sendas críticas frente a determinadas manifestaciones religiosas".
 
"Las manifestaciones de ambos mensajes podrán considerarse duras, acerbas, ásperas o groseras, pero al realizarse en el contexto de una crítica a una confesión religiosa, deben considerarse amparadas por su libertad de expresión", señala.  Un contexto que, en cambio, no cree que está presente en los mensajes del 5 de julio.

Aquel día, añade el escrito, "el primer mensaje se refería a una decisión judicial relativa a otro posible delito contra los sentimientos religiosos imputado a terceras personas", y "el segundo contiene simplemente una enumeración de exabruptos, uno de los cuales se refiere de nuevo a la citada religión". Con esta decisión, el juez da traslado de la causa al Ministerio Fiscal y a las acusaciones personadas para que, en el plazo de diez días soliciten la apertura de juicio oral formulando escrito de acusación o pidiendo el sobreseimiento de la causa.

El actor está "tranquilo"

El abogado de Toledo, Endika Zulueta, ha dicho que su cliente está "tranquilo". "Yo no quiero perder mi capacidad de sorpresa", ha añadido, "me sorprende que todavía en este país se criminalice lo que se piensa y se dice".

"Me sorprendí cuando hay un fiscal que recoge esto de Facebook y considera que es delito; cuando la policía investiga todos los mensajes del señor Toledo en su historial; cuando el juzgado admite a trámite la denuncia; cuando estuvo privado de libertad 20 horas y ahora cuando el juez considera que es delito escribir dos frases que en este país dirán decenas de miles de personas y que tendrán escritas en Facebook otras decenas de miles", ha explicado el letrado.

"Y si lo dice tanta gente que no tiene causas abiertas sino solo él, esto me hace sospechar que no se criminaliza lo que hace Willy Toledo sino lo que piensa", ha añadido. A su juicio, "el mensaje que se transmite es que si uno expresa aquello que piensa, tiene amenaza de sanción penal y esto potencia la censura".