Los cuerpos de los tres fallecidos, un padre y dos hijos, por disparos de escopeta tras una disputa entre dos familias de etnia gitana en la localidad navarra de Cáseda han sido trasladados este jueves al mediodía al tanatorio de Sangüesa.

El traslado se ha producido desde el Instituto Navarro de Medicina Legal, en Pamplona, donde se les ha practicado la autopsia. El funeral por los tres fallecidos se celebrará esta tarde, a las 18.30 horas, en la iglesia Santiago Apóstol de Sangüesa.

La Policía Foral mantiene un servicio especial en la zona, desde el momento en el que se produjeron los hechos, para evitar posibles incidentes y altercados.

El dispositivo de seguridad, en coordinación con policía municipal y Guardia Civil, se ha desplegado en varias localidades, tanto en Sangüesa, con motivo de la llegada de los restos mortales de los tres fallecidos, como en Cáseda y otras localidades de Tierra Estella.

El servicio se mantendrá durante varios días, hasta que la situación esté calmada, han informado fuentes de la Policía Foral, que se encarga de la investigación del caso de manera conjunta con la Guardia Civil. Por el momento, no se ha registrado ningún tipo de incidente.

Por su parte, los tres detenidos, también un padre y dos hijos, continúan en dependencias de la Policía Foral hasta que sean puestos a disposición judicial, probablemente en la mañana de este viernes. El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Aoiz es quien instruye el caso y quien decidirá el ingreso en prisión o no de los arrestados.

Consulta aquí más noticias de Navarra.