La jueza ha determinado que la empresa cumple los requisitos para solicitar el concurso, ya que se encuentra actualmente en situación de insolvencia, y las negociaciones con las entidades de crédito no han tenido éxito.

Así, en la memoria explicativa, la propia empresa reconoce que no ha podido recuperarse de la crisis económica iniciada en 2007 y que, en estos momentos, su masa pasiva (los créditos contraídos) supera los 5 millones de euros; mientras que la masa activa es de casi 7 millones.

En el auto también se establece que el concurso se tramitará conforme a lo establecido para el procedimiento ordinario, "pues las cifras de activo y pasivo superan los cinco millones". Además, subraya la magistrada que "el elevado número de trabajadores es un indicador de su potencial complejidad".

La textil Pili Carrera, cuya sede se ubica en Mos (Pontevedra), cuenta con una red de tiendas monomarca y franquicias que se extiende por España, Portugal y otros países de Europa, además de Oriente Medio y América. A ellas hay que sumar su presencia en tiendas multimarca y la venta 'on line'.

Según expone la propia empresa en la documentación presentada cuando se solicitó el concurso, la plantilla en España está formada por 105 trabajadores, mientras que tiene otros 15 empleados en Portugal.

El juzgado propone designar como administrador concursal al abogado Alberto García Pombo, que tiene cinco días para confirmar si acepta dicha designación. A partir de la publicación del edicto en el Boletín Oficial del Estado, se abre un plazo de un mes para contactar con los acreedores y que informen de sus créditos; mientras que el administrador concursal tendrá un plazo de dos meses para emitir su informe.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.