Quedaban pocos minutos para las 19.00 horas de la tarde de este martes cuando SOS Navarra recibió un aviso que alertaba de que en una calle de la localidad de Cáseda –situada a unos 60 kilómetros de Pamplona– se estaban escuchando varios disparos. Después, otra llamada informaba de que tres personas se encontraban postradas sobre el asfalto "posiblemente fallecidas".

A partir de ese momento, ambulancias, equipos médicos del municipio de Sangüesa, un helicóptero medicalizado y agentes de la Policía Foral y de la Guardia Civil se desplazaron a la calle Nueva de Cáseda, donde se encontraron –como les habían informado antes– a tres pesonas muertas sobre el suelo a causa de un tiroteo ocurrido entre dos familias de etnia gitana, según confirmó posteriormente la Policía Foral.

Este mismo cuerpo policial precisó que tres de los participantes en la reyerta –vecinos de Tierra de Estella– trataron de huir poco después del lugar del suceso en un Seat Ibiza, que fue interceptado por una patrulla de la comisaría de Tafalla a la altura de San Martín de Unx.

Los presuntos autores del tiroteo intentaron dar la vuelta pero, tras una breve persecución, el vehículo fue detenido por la Policía y sus ocupantes –un hombre de 53 años identificado con las iniciales J. C. J. J. y dos de sus hijos– fueron detenidos y esposados, pese a la gran resistencia que opusieron, con ayuda de una patrulla de la Guardia Civil. Los tres fueron posteriormente trasladados a la comisaría de Tafalla, donde están a la espera de su declaración.

Los fallecidos fueron identificados como F. J. E., de 50 años, y sus hijos, J. A. J. E, de 29, y un menor de 17. Fuentes de la Policía también confirmaron que la muerte se produjo por disparos de escopeta en la vía pública. La zona en la que se produjo el tiroteo, ubicada en el centro de la localidad, fue posteriormente acordonada.

La ruptura de un matrimonio

El detonante, según la Benemérita, podría deberse a "conflictos entre familias de etnia gitanas", ya que tanto los presuntos autores como los fallecidos lo son. Varios vecinos de la localidad relataron al diario digital Navarra.com que no era la primera vez que discutían.

Ya habían vivido en las últimas horas fuertes escenas de tensión entre los clanes en las que estaría involucrada una pareja recién separada. Según ellos, el móvil de la reyerta de este martes es claro: el frustrado intento de un padre (el detenido) por "solucionar las cosas" entre su hija (que apenas tiene 20 años) y su ya exmarido (hijo y hermano de los fallecidos).

El matrimonio habría discutido y la joven se habría ido de Cáseda, trasladándose a la casa de sus padres en Tierra de Estella, según recoge El Correo. Este martes volvió al pueblo para que ambas familias mantuvieran una conversación. En un primer momento, el encuentro se desarrolló en un ambiente distendido pero poco a poco fue subiendo la tensión.

"Los motivos que llevaron a esta discusión parece que fueron peleas entre las familias por la ruptura del matrimonio entre miembros de ambas", ha confirmado este miércoles la portavoz de la Policía Foral en la comisaria central del cuerpo autonómico, donde permanecen detenidos los presuntos autores de los disparos.

La Policía Foral, que lleva la instrucción del atestado junto con la Guardia Civil, ha indicado que la investigación se "está haciendo poco a poco, con todas las garantías legales", como la inspección del vehículo en el que huyeron los presuntos autores de los hechos.

Consulta aquí más noticias de Navarra.