En el acuerdo aprobado el pasado mes de julio por la junta local de gobierno, recogido por Europa Press, se aprobaba provisionalmente el plan especial de la ampliación del tranvía, dando cuenta de que merced al documento de aprobación inicial, la Delegación Territorial de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio había emitido un informe el 22 de mayo, considerando que el proyecto no estaba "suficientemente justificado" al unir dos nodos de transportes ya conectados por el tren de cercanías, discurrir por avenidas de "gran intensidad" de tráfico con el consecuente "efecto negativo" y reducción de carriles de tráfico y plantear un documento más ambiental que urbanístico.

Por eso, el informe de la Junta, según la documentación recogida por Europa Press, reclamaba que el documento de aprobación definitiva "defina exhaustivamente la propuesta final", toda vez que a continuación el documento de aprobación provisional, aprobado el pasado mes de julio, definiría "más detalladamente el trazado propuesto" merced al informe emitido al respecto el 16 de julio por el servicio municipal de Planeamiento y Desarrollo Urbanístico, esto es después del informe de mayo de la Junta.

Frente a ello, Javier Millán, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, ha asegurado que dicho informe de la Junta "demuestra el fracaso absoluto en movilidad de Espadas". Mientras el alcalde, el socialista Juan Espadas, ha defendido que ya resulta "desactualizado" hablar directamente de dicho informe a cuenta de las medidas adoptadas conforme a su contenido, Millán ha criticado "el oscurantismo e irresponsabilidad del gobierno del PSOE, que ha seguido adelante con este proyecto sin hacer público un informe que conoce desde mayo y pone serios reparos a la ampliación proyectada del tranvía", añadiendo que "Espadas ha decidido continuar con los trámites a pesar de que Medio Ambiente ha avisado hace meses que este trazado afectaría negativamente a los sevillanos".

Así, ha señalado que aunque Cs no se opone a la ampliación del tranvía, "no es una prioridad para Sevilla, sino un capricho millonario de Espadas, que supone un coste de 48 millones que salen de los bolsillos de todos los sevillanos". Finalmente, Millán insiste en que el proyecto presentado "es una muestra más de la gestión de humo de Espadas y de un mandato perdido en materia de movilidad".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.