MasterChef Celebrity 3
Carmen Lomana, atendida por la médico en 'MasterChef Celebrity 3'. LA 1

La empresaria Carmen Lomana pasó por su peor momento en el concurso de cocina de La 1 MasterChef Celebrity este domingo, cuanto tuvo que retirarse de una prueba del programa a causa de un desmayo del que tuvo que ser atendida por los servicios médicos del programa.

Atención: Esta información contiene 'spoilers' o partes de lo ocurrido en MasterChef Celebrity.

Carmen Lomana había pasado por un programa en el que se había convertido en una de las protagonistas muy a su pesar, pues había sido objeto de bromas por parte de sus compañeros e incluso por parte de los miembros del jurado.

En un momento dado su compañera Ona Carbonell explicaba que su madre es cirujana y especulaba bromeando que quizá la pericia de su madre con las manos le había enseñado a ella algo y le había permitido hacer bien una prueba en la que se cocinaba con una sola mano.

Al oírlo y al parecer sin acabar de entenderlo, Carmen Lomana preguntó: "¿Qué ha dicho, que su madre es manca?", lo que despertó las risas de sus compañeros y del jurado, que a partir de ese momento usaron su confusión para hacer algunas bromas a su costa.

Pero el peor momento para Lomana llegaría durante la prueba de eliminación, cuando la presión y el cansancio pudo a la concursante, que en un momento dado y visiblemente mareada decía "me tengo que tumbar, que me voy a caer" y se sentaba en el suelo, apoyada en su cocina.

"Ay, por favor, qué pena", decían algunos de sus compañeros mientras los servicios médicos del programa, siempre presentes, atendían a la concursante.

"Carmen, ¿sabes dónde estás?", le preguntaba la médico responsable de su atención, a lo que Lomana, visiblemente confundida respondía: "¿A mí me preguntas?".

"Está mala, si tiene la muerte en la cara ahora mismo", decía Mario Vaquerizo asustado, presenciando los hechos desde la galería de salvados, desde donde muchos de los concursantes presenciaban los hechos. También seguían los acontecimientos los miembros del jurado, desde la mesa de catas, para no molestar a los médicos.

"No me estaré muriendo, ¿no?", preguntaba Carmen Lomana y al ser tranquilizada por la médico que la atendía, que también le dio la medicación pertinente, añadió:  "Qué horror, qué número estoy montando, me quiero morir".

Cuando parecía estar mejor Pepe Rodríguez fue a verla y consolarla: "Has hecho un esfuerzo titánico, nos has presentado un montón de platos y estaban buenísimos", la tranquilizó. Finalmente, los servicios médicos tenían que sacar a la concursante del plató ayudada por un una silla de ruedas.

El programa ya ha confirmado que no se trató de ninguna dolencia grave y que se recuperó sin más sobresaltos.