Sala de SUC
Sala de SUC CEDIDA

En el primero, su familia alertó al 1-1-2 a primera hora de la mañana de este jueves y comunicó a la médico de guardia que la afectada, embarazada de su segundo hijo, precisaba asistencia sanitaria, ya que se había puesto de parto y veían como asomaba la cabeza del bebé.

Ante esta alerta, la médico coordinadora del SUC activó de inmediato a la ambulancia sanitarizada con base en Vecindario, para que se dirigiera al domicilio de la afectada en Agüimes.

Mientras se desplazaba el recurso sanitario, desde la sala operativa, la doctora fue dando por teléfono las instrucciones necesarias para que el padre de la criatura asistiera el parto, ya que a través del interrogatorio constató que el nacimiento del bebé era inminente.

En ese sentido, tras tranquilizar a la pareja de la afectada, le fue dando las indicaciones para que el parto se desarrollara con seguridad y una vez concluido, estimulara al bebé hasta que rompiera a llorar.

Además, le aconsejó que pusiera al bebé sobre el pecho de la madre, en contacto con su piel, y que lo abrigara, así como el manejo del cordón umbilical hasta la llegada del personal sanitario, informa el SUC en una nota.

El segundo parto se registró en Tenerife, concretamente en Chío, Guía de Isora, pasada la medianoche.

En este caso fue la enfermera coordinadora del SUC -figura que da apoyo durante el turno de noche a los médicos coordinadores- quien atendió a la madre, que se enfrentaba a su tercer embarazo.

En el interrogatorio comprobó que la mujer había comenzado las contracciones a las nueve de la noche y que la niña ya estaba coronando, por lo que la animó a continuar empujando, ofreciéndole las indicaciones oportunas mientras activaba las ambulancias, una de ellas medicalizada.

Una vez dio a luz, le dieron los consejos pertinentes al padre hasta la llegada de la ambulancia y tanto la mujer como la niña fueron trasladas a Hospiten Sur, donde ambas ingresaron en buen estado de salud.