Galápago europeo
Suelta de un galápago europeo en La Albufera. EUROPA PRESS

Los hechos ocurrieron el 5 de septiembre a las 20.40 horas, cuando un agente de la Policía Local de Málaga  paseaba en compañía de unos familiares por el interior del Parque del Oeste. En ese momento observó a dos jóvenes que parecían ser menores de edad, un chico y una chica que resultaron tener 15 y 14 años respectivamente, que se encontraban en el lateral derecho, al borde del estanque, para lo que, previamente, habían debido saltar la valla delimitadora metálica.

El policía local apreció como el chico tenía en su mano izquierda un galápago de grandes dimensiones que había sacado del agua, pidiéndole a la chica que lo acompañaba el cigarro que estaba fumando, el cual está le entregó, para comenzar a introducirlo, aún encendido, por la abertura del caparazón que se correspondía con la cabeza del animal, que intentaba guarecerse en el interior para evitar el daño.

El agente llamó la atención al menor sobre su acción, identificándose en el acto con su placa-insignia y conminándole a que cesará en su agresión sobre el animal, procediendo este a tirar el cigarrillo al suelo y a arrojar al galápago de vuelta al estanque, a la vez que decía "que él no había hecho nada".

Asimismo, ambos menores comenzaron a mostrase muy agresivos, profiriendo el chico menor todo tipo de insultos y amenazas hacía el agente con frases tales como: "cuando venga mi padre te va a matar" o "yo tengo 15 años y no me puedes tocar", entre otras; mientras la chica igualmente lo insultaba a la vez que realizaba gestos obscenos, todo ello con el agravante de que entre los familiares el agente estaba acompañado por un total de cuatro niños que vieron la escena.

Acto seguido, los menores procedieron a marcharse del lugar en dirección hacia calle Francisco de Cossio, donde fueron interceptados minutos más tarde escondidos en el portal de un bloque de la barriada Santa Paula por una dotación uniformada de la Policía Local de Málaga cuyos agentes habían sido requeridos a tal efecto.

Los menores, que se encontraban indocumentados, fueron trasladados por los policías locales a sus respectivos domicilios, siendo entregado el menor de 15 años a su padre y la menor de 14 a su madre, quedando ambos progenitores informados de los actos y acciones de sus hijos, así como de que se daría cuenta de todo lo acontecido a la Fiscalía a través del Grupo Protección de la Naturaleza de la Policía Local de Málaga.

Asimismo, con motivo de las faltas de respeto y consideración al agente de la autoridad por parte de ambos menores se efectuaron las correspondientes actas de denuncia por infracción a la Ley Orgánica 4/2015 de Protección de la Seguridad Ciudadana, que serían remitidas a Subdelegación de Gobierno.

En cuanto a las lesiones que hubiera podido sufrir el galápago no se pudieron observar, ya que desapareció nada más ser devuelto al estanque por el menor tras ser reprendido por el agente, quedando avisados los responsables del parque por si en próximos días observarán algún animal con heridas coincidentes con quemaduras recientes en la zona de la cabeza.

Por último, han recordado que la Policía Local de Málaga se están llevando a cabo continuos seguimientos de vigilancia al Parque del Oeste con motivo de las numerosas quejas y requerimientos vecinales sobre casos de maltrato a animales en el citado parque.

Consulta aquí más noticias de Málaga.