En declaraciones recogidas por Europa Press, la consejera ha advertido, en todo caso, de que la empresa danesa "no es de fiar", pues ha reprochado que el plan industrial que plantea es "un canto al sol", al tiempo que ha dudado de las recolocaciones de personal de la fábrica leonesa tras la noticia conocida este martes de que Vestas despedirá a 400 empleados temporales en Daimiel (Ciudad Real).

Del Olmo ha explicado que en la reunión de la Fundación Anclaje celebrada este lunes, a la que asistió el director general de Industria del Ministerio, aunque no se puede hacer nada en el aspecto de las recolocaciones, sí que se ha planteado la elaboración de un plan industrial que se traducirá en una propuesta "seria" a Vestas para conservar los mismos puestos de trabajo que ha destruido.

La consejera ha incidido en que Vestas ha presentado el ERE para León y que en una nota explicó a los trabajadores que les podrían recolocar en otras plantas de las que dispone en España. Sin embargo, este lunes se ha conocido que la compañía danesa despedirá a 400 empleados con contratos temporales en la planta de Daimiel,lo que también considera un "aviso a navegantes" para que en esas factorías españolas y de otros sitios "se pongan en lo peor".

"Como comprenderán, la fiabilidad de la empresa deja mucho que desear", ha apostillado Del Olmo, pese a que ha apuntado que todavía tienen "mucho que negociar" con esta compañía.

Del Olmo ha señalado que no se trata de una cuestión de "formas" sino de que, ha explicado, "invierten, sacan todo el jugo a esa inversión, sacan todas las subvenciones que puedan y levantan el campamento".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.