Central térmica de Andorra
Central térmica de Andorra EUROPA PRESS - Archivo

Tras mantener los presidentes de Aragón, Galicia, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla y León y La Rioja una reunión sobre financiación autonómica y despoblación en el edificio Pignatelli, sede del Ejecutivo aragonés, en Zaragoza, Javier Lambán ha reconocido que "hay que tender a medio plazo a la desaparición de las energías fósiles", pero ha estimado "imposible" que la transición energética sea justa si se cierran las centrales térmicas en 2020.

Así se lo han transmitido en reiteradas ocasiones estas Comunidades a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, a quien han planteado "suavizar este tipo de cierre" atendiendo también al propio interés del sistema energético, para garantizar los precios de la energía. Si las térmicas se cierran en 2020 "se podrá hablar de cualquier cosa, pero de una transición energética justa no", ha dicho tajante Lambán.

El presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha aseverado que "la transición es transición, no precipicio", coincidiendo en que "son importantes los tiempos". "Somos conscientes de las exigencias medioambientales, energéticas e industriales en el conjunto de Europa y el mundo que van en esa línea", si bien ha defendido que el carbón autóctono ha salvado la economía española.

"Si los objetivos más extremos de la Unión Europea se sitúan en 2030 no tiene ningún sentido que aquí, siendo más papistas que el Papa, nos plantemos diez años antes" en el cierre de estas instalaciones y "sin alternativas claras". "Estamos diciendo que la transición requiere un tiempo", ha recalcado.

RESERVA

En este punto, Juan Vicente Herrera ha observado que otros países europeos líderes en el sector energético e industrial han definido hace tiempo su modelo propio en el que incluyen una reserva estratégica para garantizar el suministro.

"Hágase una reserva, sobre todo en un momento en el que hemos podido ver cómo el carbón nacional no solamente se produce con mayores garantías sino a un precio más competitivo", ha sostenido Herrera, planteando también que se apueste por alternativas como la biomasa.

Por último, el presidente de Asturias, Javier Fernández, ha recordado que el energético es un mercado muy regulado y el cierre de una instalación debe conllevar el acuerdo del Gobierno y garantizar que "no afecte a la seguridad de suministro ni al equilibrio ambiental".

Ha alegado que un elevado precio de la energía podría suponer "problemas de costes" a las empresas que "les lleven a la deslocalización". "Estamos hablando de un fenómeno local, pero tiene trascendencia global", ha comentado, al indicar que estas tres regiones no son partidarias "de ser como la aldea gala", pero sí de abordar este asunto a largo plazo.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.