Iñaki Arriola y Alfonso Gil en el laboratorio de regeneración urbana en Bilbao
Iñaki Arriola y Alfonso Gil en el laboratorio de regeneración urbana en Bilbao AYUNTAMIENTO DE BILBAO

El Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de Bilbao han puesto en marcha, en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga, un laboratorio de investigación sobre regeneración urbana "pionero en Euskadi". El centro iniciará su actividad este martes con un curso de rehabilitación y regeneración urbana impartido por la Escuela Vasca de Estudios Territoriales y Urbanos (EVETU).

El consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, Iñaki Arriola, y el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Bilbao y coordinador de Políticas de Movilidad, Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Saludable, Alfonso Gil, han visitado este lunes el edificio que va a albergar este nuevo espacio de investigación en materia de regeneración urbana, denominado 'Otxar Urban Lab'.

Según han explicado ambas instituciones, este nuevo espacio se ha configurado como "un laboratorio experimental, abierto y compartido" en el que se buscarán fórmulas colaborativas entre la iniciativa pública y la privada con el objeto de diseñar "un método de trabajo propio extrapolable" a otras zonas de Bilbao y localidades de Euskadi en las que poner en marcha "la estrategia 3R: rehabilitación, regeneración y renovación urbana".

'Otxar Urban Lab' iniciará su actividad con un curso de rehabilitación y regeneración urbana dirigido a empleados públicos y profesionales, fundamentalmente de la arquitectura e ingeniería, pero también del derecho y la sociología, entre otras especialidades.

Arriola y Gil han recorrido las aulas que acogerán esta formación a partir de este martes y hasta el 8 de octubre, junto al concejal de Vivienda de Bilbao, Goyo Zurro. El curso está impartido por la Escuela Vasca de Estudios Territoriales y Urbanos (EVETU), perteneciente al Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP).

El edificio, cedido por la BBK, se convertirá, además, en los próximos meses en sede de la Oficina Técnica y de Proximidad, que tendrá como objetivo "facilitar las gestiones en el propio barrio y buscar la participación ciudadana y la implicación del tejido social de Otxarkoaga en todas las actividades que se lleven a cabo".

También se prevé la puesta en marcha en el mismo espacio de diversas medidas y planes encaminados a la formación y la mejora de la empleabilidad de las personas del barrio.

La iniciativa se enmarca en el proyecto de regeneración urbana y rehabilitación de edificios que Viviendas Municipales de Bilbao y el Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco van a llevar a cabo en Otxarkoaga en los próximos cuatro años con un presupuesto de más de 7 millones de euros. De ellos, 4.675.000 euros correrán a cargo del Gobierno Vasco, mientras que Viviendas Municipales realizará una inversión de 2.477.000 euros.

Tanto Arriola como Alfonso Gil han resaltado este acuerdo que pretende convertir a Otxarkoaga en "un ecobarrio sostenible socialmente" con la implicación del tejido asociativo. "Se trata de la primera experiencia de esta naturaleza en la ciudad, fruto de la colaboración institucional y de la apuesta compartida por la regeneración urbana de ambas instituciones", han explicado.

El consejero Iñaki Arriola ha afirmado que el proyecto de regeneración de Otxarkoaga "era muy necesario y una cuestión de justicia social".

Según ha indicado, "llevamos más de 35 años concediendo ayudas a la rehabilitación de viviendas, con un resultado muy positivo en cuanto al número de actuaciones de mejora de los edificios residenciales. Pero no es suficiente, porque no podemos decir lo mismo de los datos que arroja el 'Inventario de barrios vulnerables', donde vive el 31% de la población vasca".

Por ello, ha insistido en que "ha llegado la hora de abordar la regeneración urbana con un carácter integral, que tenga en cuenta, además, la mejora ambiental, la revitalización económica y la cohesión e integración social de sus gentes".

MEJORA LA CALIDAD DE VIDA

Por su parte, Alfonso Gil ha reiterado la apuesta "decidida" del Ayuntamiento de Bilbao por llevar a cabo "procesos dinámicos de transformación urbana con la participación activa de la ciudadanía".

"El objetivo de proyectos como el que se desarrollará en Otxarkoaga es optimizar las condiciones físicas del entramado urbano, pero sobre todo mejorar la calidad de vida de las personas, mediante medidas que favorezcan la cohesión social y territorial de la ciudad, así como actuaciones dirigidas a la regeneración de la economía urbana y el empleo o la promoción de nuevos nichos de actividad y emprendimiento", ha señalado.

Según ha recordado, entre las actuaciones más relevantes del proyecto, se encuentra la rehabilitación de cinco edificios bajo criterios de eficiencia energética y accesibilidad universal. En total, la intervención afectará a 240 viviendas repartidas en 16 portales y tres calles del barrio, las de Irumineta, Txotena y Larrakoetxe, durante estos próximos cuatro años.

Esta labor se sumará al trabajo que ya se ha venido realizando en el barrio hasta 2017 con las obras de mejora en cuatro edificios, con un total de 228 viviendas.

La mayor parte de la inversión del Gobierno Vasco, algo más de 3 millones de euros, se destinará a las ayudas para la rehabilitación de los edificios residenciales. La aportación de Viviendas Municipales será de 1.957.000 euros, en función de su cuota de propiedad en los edificios.

Además, se creará un espacio en el que convivirán actividades socioculturales y comerciales, situado en la calle Txotena. Se rehabilitarán dos edificios actuales en desuso y se conectarán con una plaza pública cubierta que se construirá entre ambos. El espacio estará abastecido de energía por unas placas solares que compondrán la cubierta de la plaza.

Asimismo, el proyecto contempla la elaboración de dos estudios. El primero de ellos servirá para analizar las posibilidades de mejorar la habitabilidad de las propias viviendas que cuentan con una superficie "muy pequeña", establecida en aproximadamente 50 m2. En el segundo caso, se pretende investigar las mejoras posibles en el espacio físico del barrio.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.