Espinete y Don Pimpón
Los actores Chelo Vivares (Espinete) y Alfonso Vallejo (Don Pimpón) con parte del traje de sus personajes. RTVE

Era el primero de enero de 1983 y en TVE estaban a punto de hacer algo que marcaría la infancia de millones de niños: dar vida a Espinete y Don Pimpón, protagonistas de Barrio Sésamo, el programa infantil de TVE1 durante más de 20 años.

El archivo histórico de RTVE ha publicado en la web de la corporación las pruebas de vestuario que los actores Chelo Vivares (Espinete) y Alfonso Vallejo (Don Pimpón) hicieron ese día.

En las imágenes se puede ver a ambos solo con la parte de abajo de su traje, que se completaba con una parte de arriba que incluía la cabeza y los brazos en caso del erizo rosa y solo la cabeza en el caso de Don Pimpón.

Las cámaras hacen pruebas de planos, zooms y de croma (un fondo neutro, normalmente verde, que se utiliza para discriminar al personaje principal e incluir tras él imágenes de paisajes, lugares, etc).

Ambos actores van recibiendo instrucciones desde realización, que les pide que bailen, hablen e incluso muestren su catálogo de movimientos. Ambos personajes podían mover las bocas e incluso las cejas en el caso de Espinete, dejando uno de los brazos vacíos y "muertos". También se ve al actor Alfonso Vallejo practicando las diferentes posturas de la boca de Don Pimpón, que se usaban para darle expresión a su cara, así como los ojos, que se movían a ambos lados. El actor también podía mover el pájaro de su sombrero, siempre con uno de sus brazos colgando ya que con una de sus extremidades manejaba la cara y la boca y con la otra el brazo izquierdo.

"¿Podemos cantar algo más lento? es que con ésto me fatigo mucho", decía la actriz Chelo Vivares en un momento dado tras bailar, algo cansado por el peso y el calor del interior de su traje. Durante la prueba les piden que se agachen, que miren al suelo, que se den la mano, que bailen... todo para ver los límites interpretativos de ambos personajes.

Recientemente el diario El Mundo publicaba el triste paradero del traje de Espinete. Afectado por la contaminación por amianto de los platós número 10 y 11 de Prado del Rey (que tuvieron que ser demolidos), el disfraz, junto a miles de trajes, vestidos y demás atuendos y complementos que se conservaban en RTVE de programas emitidos desde 1956, acabó en un vertedero a las afueras de Madrid, al menos por lo que se sabe hasta el momento.

En su momento, según la citada publicación, el traje costó 3.150 pesetas y representaba a un erizo rosa del tamaño de una persona, con flexibles púas y expresión amable.