Lo que parecía que iba a ser una noche de pasión y desenfreno, terminó en tragedia. Una mujer murió electrocutada la semana pasada mientras mantenía relaciones sexuales con su esposo, que utilizó un cable eléctrico para estimularla, en el Estado de Pensilvania (EEUU).

La mujer, Kirsten Taylor, de 29 años, fue encontrada inconsciente en la vivienda que compartía con su esposo Toby, de 37 años, en Pensilvania, según informó hoy la policía. Poco después, fue ingresada en el Hospital York, donde murió.

Su esposo dijo primero que la mujer sufrió la descarga mientras utilizaba un secador
Su esposo contó primero a la policía primero que su esposa había sufrido una descarga eléctrica mientras utilizaba un
secador de pelo, pero después tuvo que cambiar su confesión después de ser presionado durante el interrogatorio.

La policía descubrió quemaduras en el cuerpo del cadáver, por lo que Taylor confesó a los agentes que había conectado un cable eléctrico al cuerpo de su mujer y que, luego lo enchufó en una toma múltiple independiente, que encendía y apagaba a placer.

La pareja ya había utilizado en otras ocasiones la misma técnica de estimulación sexual, según relató Taylor a la policía.

Taylor, fue encarcelado el jueves 24 de enero al no depositar una fianza de 100.000 dólares por homicidio involuntario y conducta temeraria.

El jefe de la policía municipal, David Sterner, relató que al parecer una de las descargas eléctricas ocasionó un ataque cardiaco a la mujer.