El fuego tuvo lugar el pasado 23 de julio en la parroquia de San Martiño y la investigación arroja que el incendio tenía 16 puntos de inicio, en los que se aplicó una fuente calorífica externa a los arbustos y hierba.

Según informa el Instituto Armado en un comunicado, a esta conclusión se ha llegado tras un "exhaustivo" estudio de la geometría real y potencial de la superficie recorrida por el fuego, con un análisis de los grados de carbonización en los combustibles desde diferentes puntos de la zona afectada y los indicadores de dirección y sentido de propagación.

No existió una continuidad del fuego entre las 16 zonas dada la acción "inmediata" de los medios que actuaron en la extinción del incendio. La persona investigada ha sido puesta a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Lugo.