Abel, hermanastro de Conchi, la recién casada que ha sido detenido acusada de matar a puñaladas a su marido con ayuda de otra persona, la describe como "una persona fría, manipuladora y obsesionada con el dinero". Asegura que a él le llegó a amenazar de muerte por hacerse cargo de su hija. Y cuenta que estuvo ingresada varios meses en un centro psiquiátrico.

De ese centro la sacó Paco, su cómplice,  y desde entonces se hacía cargo de ella, asegura el hermanastro.

Conchi y Paco han pasado su primera noche en la prisión de Fontcalent. Ella dice que no puede andar, así que la trasladan en ambulanca, para evitar repetir la imagen entrando en volandas a los juzgados.

Ambos se negaron a declarar, pero el juez no tiene dudas: participaron en el crimen del destornillador y por eso ha decretado prisión provisional sin fianza para los dos.

Se les investigará por un delito de asesinato. Pero a la hora de determinar los motivos que les llevaron a celebrar la boda y 15 días después a asesinar al marido de Conchi, todo son incógnitas. Cada vez cobra más fuerza la teoría de que todos tenían algún tipo de interés.

Consulta aquí más noticias de Alicante.