Pastillas
Las pastillas de éxtasis se consumen los fines de semana en ambientes festivos y en compañía de amigos. GTRES

La nueva legislación polaca sobre sustancias estupefacientes, que entró en vigor este martes, equipara la posesión y venta de drogas de diseño con la de drogas duras como la heroína, con penas de prisión por traficar con sustancias sintéticas que pueden alcanzar los 12 años de prisión.

De acuerdo a la nueva ley, la posesión de drogas de diseño, sustancias derivadas en su mayoría de las anfetaminas y asociadas tradicionalmente a la cultura de la noche y a la música electrónica, también pasará a estar penada, con hasta tres años de privación de libertad, cuando supere las cantidades para consumo propio.

La nueva legislación también obliga a los hospitales polacos a informar a las autoridades de cualquier paciente atendido con síntomas de haber consumido drogas sintéticas.

Las conocidas como drogas de diseño estaban hasta ahora en una situación de vacío legal en Polonia, donde su venta se producía a través de internet e incluso en tiendas tradicionales.

En algunas situaciones, medios locales han informado de la posibilidad de comprar sustancias estupefacientes modificadas químicamente para ser fumadas camufladas en sobres etiquetados como amuletos contra vampiros, polvos para la buena suerte, ambientadores de baño o secantes para aparatos eléctricos, siempre con la advertencia de "no apto para el consumo humano".

El consumo de este tipo de productos produce regularmente intoxicaciones masivas en Polonia, como la que afectó a más de 250 personas en 2015 y causó dos fallecidos, o la del pasado mes de junio que llevó al hospital a una docena de jóvenes.