El accidente de un avión de la compañía Spanair al poco despegar en el aeropuerto de Madrid-Barajas con destino a Gran Canaria, en el que murieron 154 personas, cumple este lunes su décimo aniversario. La Asociación de Afectados del Vuelo JK5022 ha organizado actos conmemorativos en Madrid y en Las Palmas, donde se recordará a las víctimas con ofrendas florales, poemas y música.

En Madrid, los actos se llevan a cabo en tres escenarios: el Parque Juan Carlos I, el lugar del accidente y la Terminal 2 de Barajas, donde acudirán el ministro de Fomento, José Luis Ábalos; la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el presidente del PP, Pablo Casado.

Aunque en un primer momento estaba prevista la asistencia del presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, finalmente no podrá acudir a Madrid por motivos familiares. En Las Palmas, los actos de recuerdo se celebrarán en el monumento en la playa "Ojos de Garza" de Telde, en la playa de Las Canteras, en la Plaza de la Memoria y en la catedral de Las Palmas, donde se celebrará una misa.

No se fían de la comisión de investigación

La presidenta de la Asociación de Afectados del vuelo JK5022, Pilar Vera, ha asegurado este lunes que "no confía" en que la Comisión de Investigación del Congreso de los Diputados vaya a servir para "distribuir la responsabilidades" del suceso. Para la presidenta, los diputados con estas comparecencias con las que se molestan y con las que se sienten "ninguneados" solo por eso que están "padeciendo", a su juicio, "merece la pena", porque están viviendo lo que la Asociación de Víctimas lleva diez años pasando. 

En declaraciones en el parque Juan Carlos I de Madrid, frente a la placa conmemorativa del accidente, Vera ha resaltado que diez años les ha costado que se cree esta comisión de investigación, con la que con el "empuje" de la Asociación, se están demostrando "que las comparecencias no están siendo todo lo sinceras que deberían serlo". "No confiamos, pero haremos lo que hemos hecho siempre que es empujarlos y presionarlos para que hagan su trabajo", ha aseverado.

Vera ha asegurado que "la comisión es un primer paso" para despejar las dudas que rodean la "cadena de errores" que provocaron la tragedia. Sin embargo, ha criticado que, en estos diez años, la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC)  "tan solo ha puesto ladrillos" para evitar que los familiares de las víctimas puedan acceder a los documentos que sirvieron para elaborar el informe oficial.

A este respecto, Vera ha señalado que "hay que llamar a las cosas por su nombre" y que la tragedia del vuelo JK5022 "no es un accidente", ya que, según ella, la CIAIAC lo ha achacado todo al "error humano" y no ha puesto nada de su parte ni ha reconocido "en ningún momento" su responsabilidad.

A este respecto, el abogado de la asociación Rafael Vázquez ha puntualizado que a finales de año esperan que haya una resolución y se les entregue la información inmediatamente o que la Audiencia Nacional estime elevar la petición de las víctimas al Consejo de Ministros. 

Fallo técnico del avión

El fallo técnico del accidente del sistema de advertencia sonoro (TOWS) del avión de Spanair no podía detectarse al renovar su certificado de aeronavegabilidad, pues no era un requisito esencial para los MD-82, un modelo que protagonizó otro accidente en Detroit en 1987 con muchas similitudes con el de Spanair —con el sistema de alarma y los 'flags' no desplegados que se saldó también con 154 víctimas— y en Lanzarote en 2007.

(Infografía detallada del trágico accidente de Spanair JK5022)

Boeing defiende que no se concluyó que el sistema sonoro fuera el culpable. Según la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) fue "contribuyente, no determinante", aunque asegura que los investigadores siguen "frustrados" por no saber qué falló. Los pilotos del vuelo de Lanzarote detectaron que el avión volaba en pérdida y rectificaron, mientras que los de Spanair no lo hicieron.

Según Barajas, el tiempo de respuesta fue "razonable", la oreografía no afectó al operativo —aunque no se habían realizado todavía simulacros en la zona del arroyo— y la principal causa de la compleja asistencia a heridos fue la deflagración. Los afectados sin embargo consideran que fue "caótico", lamentan que no se haya aceptado ninguna responsabilidad, que comparecientes no recordaran muchos aspectos y que el fabricante se negara a aportar pruebas para comprobar si existía un fallo de diseño obviado en la investigación.

Por ello, han pedido la desclasificación del expediente de la CIAIAC sobre el accidente para acceder a la documentación que el Estado, el fabricante, compañía aérea y aseguradora conocieron como parte implicada, demanda que la Audiencia Nacional ha admitido a trámite.

Reacciones políticas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirma que las 154 víctimas están "en el recuerdo" y que, por ellas, se trabaja para determinar lo ocurrido.En la red social de Twitter, Sánchez hace referencia a que fue "una de las mayores catástrofes aéreas de España" este accidente ocurrido en Barajas.

También la presidenta del Govern Balear (PSOE), Francina Armengol, ha querido mostrar su solidaridad con las víctimas. En su cuenta de Twitter oficial, la líder del Ejecutivo autonómico ha escrito: "Nuestros pensamientos están hoy con las familias de las 154 víctimas del accidente de Spanair. Su memoria quedará para siempre. En algún lugar... siempre en nuestros corazones'".

Por su parte,  el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado,ha señalado que espera que la comisión llegue a la "verdad" de lo ocurrido en la tragedia y las "víctimas puedan dormir tranquilas". "Como democracia avanzada tenemos que garantizar que las víctimas estén en el centro de las políticas y no se quedan en la cuneta", ha añadido Aguado.

Asimismo, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se ha comprometido a invertir y trabajar "incansablemente" por la seguridad de transporte y no solamente el aéreo, sino de cualquier tipo como también el ferroviario. También ha reconocido que, muchas veces, el afán por disponer de infraestructuras que faciliten el transporte o mantener los horarios ha hecho descuidar la propia seguridad.