El primo de la actriz Andrea Duro, que fue agredido por besarse con su novio en la puerta de una discoteca
El primo de la actriz Andrea Duro, que fue agredido por besarse con su novio en la puerta de una discoteca. GOOGLE MAPS y EUROPA PRESS

Una agresión presuntamente homófoba ha tenido lugar este sábado en la discoteca Jowke Club de Alcorcón tras ser agredido un joven, primo de la actriz Andrea Duro, por un miembro de la seguridad después de dar un beso a su pareja.

La artista ha denunciado el hecho a través de las redes sociales, calificándolo como "puta vergüenza" y reprochándole a la organización del local que se toleren este tipo de agresiones. "Sábado 18 de agosto de 2018. Mi primo sufre una agresión en una discoteca por el simple hecho de ser gay", escribió la actriz en su perfil de instagram. "Sigo alucinando con que en España y a estas alturas, puedan seguir ocurriendo cosas así", añadió para sentenciar: "No se me ocurrirá pisar vuestro garito de mierda en el que se agrede y discrimina a personas".

Desde Ganar Alcorcón, también han denunciado el hecho resaltando la, a su juicio, "inoperatividad" de la oficina municipal contra los delitos de odio ante la agresión homófoba. El portavoz de esta organización política, Jesús Santos, que estuvo con la pareja que sufrió la agresión, ha señalado que la oficina de delitos de odio, dependiente del Ayuntamiento, no estaba disponible.

"En unos momentos de enorme calvario personal para la persona agredida, los servicios municipales han fallado a un vecino", ha señalado Santos. El resultado de la agresión fue un corte en la ceja y en la mejilla, como retratan las fotos subidas a Facebook e insultos al grito de "aquí no queremos maricones".

La discoteca niega los hechos

En su cuenta de Twitter, la dirección de la discoteca ha asegurado que la empresa "no discrimina por razón de raza, sexo o religión y cuenta en su plantilla con personal de muy distintos orígenes, nacionalidades y condiciones". 

La empresa responsable de la seguridad de la discoteca Jowke ha anunciado este lunes que tomará las medidas oportunas ante la acusación al negar que se haya producido alguna discriminación por razón de orientación sexual. En un comunicado esta ha afirmado que los hechos ocurridos la madrugada del domingo nada tuvieron que ver con una acción homófoba. 

Y lo afirma tras haber entrevistado a los miembros de seguridad que trabajaron esa noche y revisado las imágenes de las cámaras de seguridad. Una compañera del vigilante denunciado p ha defendido este lunes que no fue un tema homofóbico, sino que el golpe al joven se produjo después de que éste increpara e insultará durante más de media hora a un trabajador responsable de vaciar el parking cuando se cerró el local.

"No sabían su condición sexual. Se le invitó a irse porque no quería abandonar el local cuando se estaba cerrando y empezó a insultar. Sus amigos incluso le reprocharon su actitud. En el parking, increpó a un compañero mayor, padre de familia. No comparto la agresión, pero no fue un tema homofóbico. Fue por una falta de respeto", ha manifestado a la vigilante compañera del agresor.

Al parecer, un compañero le habría dado un bofetón al joven después de increpar durante más de media hora a un trabajador mayor del aparcamiento. La trabajadora ha dejado claro que no comparte ese comportamiento violento. En su cuenta de Twitter, la dirección de la discoteca manifestó ayer que la empresa "no discrimina por razón de raza, sexo o religión y cuenta en su plantilla con personal de muy distintos orígenes, nacionalidades y condiciones".

El vigilante implicado en la agresión ha sido apartado de su puesto de trabajo. Su vuelta a su puesto dependerá de cómo se resuelva el juicio contra él por la denuncia que ha interpuesto la víctima.

Consulta aquí más noticias de Madrid.