Derrumbe puente Morandi
El puente Morandi, derrumbado en un tramo. EFE

Algo más de un kilómetro de largo, pero con problemas constantes. Esta es la conclusión que se saca del estado en el que estaba el puente Morandi de Génova, del que se ha caído un tramo de 200 metros dejando, por el momento, un total de 38 muertos.

Expertos aseguraron al diario italiano La Reppublica que este suceso no puede pillar por sorpresa, ya que el puente se encontraba "constantemente en obras" porque tenía "graves problemas de corrosión".

"El puente estaba diseñado de una forma que ya ha quedado obsoleta", comentaron. Es más, uno de los puntos más complejos está en los tirantes del mismo. Están construidos con hormigón y no con metal, por lo que la estructura es "más endeble".

"Lo que no se tenía en cuenta en la época es que, con las continuas vibraciones del tránsito, el cemento se microagrieta, y deja pasar el aire, que alcanza la estructura interna de metal y la hace oxidar. Por lo tanto falla la función original del cemento, que debería proteger el metal", contó un arquitecto a la agencia italiana de noticias Ansa.