Manacor
Vista del coche donde una bebé de diez meses ha fallecido en la localidad mallorquina de Manacor después de que el abuelo, de 56 años y que estaba a cargo de la nieta, se la dejara olvidada en el interior del coche durante varias horas, lo que la sometió a altas temperaturas, ha informado la Policía Nacional. EFE

Una niña de diez meses de edad ha fallecido este viernes tras permanecer unas ocho horas encerrada en el interior de un vehículo estacionado en la calle de s'Hort des Cabré, en el municipio de Manacor.

Según ha informado la Policía Nacional, la menor había quedado a cargo de su abuelo, quien se olvidó de ella y la dejó en el vehículo sobre las 07.00 horas de la mañana, cuando estaba dormida. La Policía Nacional ha imputado un delito de homicidio imprudente al hombre.

Al regresar al coche, a las 15.00 horas aproximadamente, el hombre, de nacionalidad española, se percató de que había dejado a su nieta de diez meses encerrada en el coche.

En ese momento, el abuelo pidió ayuda a un médico que caminaba por la calle y a dos trabajadores de una clínica cercana, que intentaron auxiliarla.

Igualmente, los servicios sanitarios tampoco pudieron hacer nada por la vida de la menor, que tuvo que soportar elevadas temperaturas en el interior del turismo.

El hombre, de 56 años de edad, ha requerido ser trasladado por los efectivos sanitarios al hospital de Manacor con un cuadro de ansiedad por lo sucedido.

El Instituto Anatómico Forense de Palma se encargará de realizar una autopsia al cadáver de la pequeña. La Policía Nacional ha abierto una investigación para esclarecer los hechos.