Imagen de una paloma
Imagen de una paloma SEO/Birdlife

Los cazadores podrán cazar palomas, urracas, codornices o zorros, entre otras especies, a partir de este fin de semana, cuando se abre la media veda en buena parte de las comunidades autónomas, aunque en otras el período habilitado comienza el 15 de agosto.

Las órdenes de caza de cada administración autonómica establecen diferentes fechas para el estrene y duración de la media veda. Asturias ha sido la primera y desde el pasado 1 de agosto ya está abierta. Le siguen Aragón y Comunidad Valenciana, que comienzan el 12 de agosto, y Castilla y León, La Rioja y Madrid, el 15 de agosto. El resto de comunidades más tardías inician la media veda más tarde, pero entre finales de agosto y septiembre.

Las especies que incluye cada comunidad en la media veda son similares a años anteriores. La especie de la Tórtola es la más polémica debido a su situación. Según denuncian desde SEO/Birdlife la especie está en una situación "alarmante" y, pese a ello se van a cazar entre 500.000 y 800.000 ejemplares en España, de acuerdo con la media de los datos oficiales de años anteriores.

La tórtola, "especie vulnerable"

En 2015, como parte de su campaña Ave del Año, SEO/Birdlife pidió al Gobierno incluir a la tórtola como "especie vulnerable" en el Catálogo Español de Especies Amenazadas, por el alarmante declive de su población. Además, instó al Gobierno a una moratoria en la caza hasta que las poblaciones se recuperaran, a la vez que se mejoraba su hábitat.

En 2016, coincidiendo con la tesis de SEO/Birdlife, el Comité Científico del entonces Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente dictaminó que la tórtola debía catalogarse como "vulnerable", como ha recordado el responsable del Programa de Conservación de Especies Amenazadas de SEO/Birdlife, Nicolás López.

Sin embargo, la coordinadora de programas de Conservación de SEO/Birdlife, Ana Carricondo, denuncia que la mayor parte de las comunidades autónomas ha establecido cupos similares a los del año pasado.

"La tendencia poblacional de la especie continúa mostrando una disminución constante con los datos más recientes (incluido 2017), y por lo tanto consideramos que permitir de nuevo la caza de más de medio millón de tórtolas podría estar vulnerando varios artículos de la Directiva de Aves", ha concluido.