Se trata de un vecino de Pamplona de 29 años que durante los Sanfermines habría propinado varios puñetazos y patadas a un joven en un bar del Casco Antiguo. Tras la agresión, abandonó el lugar de forma precipitada. La víctima interpuso denuncia y aportó parte de lesiones.

Según ha informado la Policía Foral, con los datos facilitados por el denunciante y la grabación de las cámaras de seguridad, los policías pudieron tener una descripción física del presunto agresor e iniciaron las pesquisas.

Días después, uno de los agentes que participaban en la investigación y que se encontraba fuera de servicio en una playa guipuzcoana observó a un joven que coincidía con la descripción del presunto agresor.

En ese momento, el policía se puso en contacto con el Centro de Mando y Coordinación de Policía Foral, desde donde se solicitó la colaboración de la Ertzaintza para identificar al sospechoso. Finalmente, se pudo comprobar que se trataba de la misma persona que aparecía en la grabación del sistema de videovigilancia, por lo que fue detenido en la comisaría central de Policía Foral.

Por otra parte, agentes de la comisaría de Tafalla han detenido en una localidad de la merindad de Olite a un vecino de 29 años como presunto autor de un delito de lesiones graves. Un ciudadano acudió a la comisaría de Policía Foral en Pamplona para interponer una denuncia, en la que relataba que el presunto agresor le había propinado varios golpes.

A la vista de la denuncia y del parte de lesiones que aportó la víctima, los policías acudieron al domicilio del presunto agresor, que fue detenido.

Consulta aquí más noticias de Navarra.