Uno de los miembros de La Manada, Ángel Boza, ha sido detenido este miércoles por un intento de robo, cuando quiso sustraer unas gafas de sol valoradas en 200 euros en un establecimiento comercial en Sevilla.

Durante su huida, el joven estuvo a punto de atropellar a dos vigilantes de seguridad, y, además, conducía sin tener el carné.

Al igual que el resto del grupo, Boza se encuentra en libertad provisional a la espera de que la sentencia que les condena a nueve años de cárcel por abusos sexuales sea firme. Todos ellos llevan meses en la calle tras pagar fianzas de 6.000 euros.

Los agentes de seguridad privada persiguieron al posteriormente arrestado hasta los aparcamientos del mismo, donde tenía estacionado su vehículo, un Opel Vectra de color azul. Lejos de atender las indicaciones de los vigilantes, acometió con su coche contra dos vigilantes, que resultaron lesionados y precisarán asistencia médica, aunque su estado no reviste gravedad.

Los responsables del centro comercial comunicaron lo ocurrido al Grupo Giralda de la Policía Local (Policía Turística), cuyos agentes localizaron el coche y al detenido circulando en las inmediaciones de los Jardines de Murillo. Finalmente, agentes del Grupo Giralda (Policía Turística) de la Policía Local de Sevilla interceptaron a Boza a las 22.00 horas de este miércoles en la Avenida Menéndez Pelayo de la capital sevillana, conduciendo un vehículo.

Delito contra la seguridad vial

Boza, que se encuentra en las dependencias de la Policía Nacional en Blas Infante para la práctica de las diligencias oportunas, tiene en vigor una suspensión temporal del permiso de conducción por un Juzgado de lo Penal de Sevilla, lo que supone la comisión además de un delito contra la seguridad vial.

No afecta al auto de Sanfermines

Por su parte, Agustín Martínez, abogado de Ángel Boza, este jueves añun no había hablado con su cliente y, en declaraciones a EFE, ha afirmado que espera que este le explique qué paso para hacer una valoración porque, "sin ánimo de justificar nada, es francamente extraño que después de intentar robar te puedas salir del aparcamiento de El Corte Inglés".

Martínez también ha señalado que es posible que el juez envíe a prisión a su cliente por un delito de robo con violencia, pero que en todo caso lo sucedido este miécoles no afecta al auto de libertad provisional que dictó la jueza por el delito de abuso sexual que junto a cuatro amigos infringió a una joven en los Sanfermines de 2016.