El vecino de esta localidad de Camaleño ha pasado a disposición judicial tras permanecer en dependencias de la Guardia Civil de San Vicente de la Barquera desde el jueves, cuando fue detenido por agentes de la Benemérita cuando regresaba a su vivienda, tras permanecer casi un día oculto en montes cercanos.

Mientras Luciano Simón, -que durante el tiroteo con los efectivos hirió en el pie a uno de ellos- ha pasado a disposición del juez y se ha decretado su ingreso en la cárcel, el instituto armado continúa buscando la escopeta con la que efectuó los disparos y huyó del domicilio, aprovechando un momento de confusión tras alcanzar a un guardia.

Participan en esas labores de búsqueda un equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil y un perro acompañado del correspondiente guía, entre otros efectivos.

AGOTADO Y DESARMADO, CAYÓ EN LA TRAMPA DE LA GUARDIA CIVIL

El fugitivo se encontraba "agotado" y "aturdido" cuando fue detenido, en la madrugada del jueves, por efectivos del Cuerpo, a los que no ofreció resistencia.

En concreto, fue arrestado pasadas las doce y media de la noche, cuando regresaba, desarmado, a su vivienda, supuestamente a buscar ropa o comida, tras permanecer escondido durante horas en montes cercanos a Turieno.

Descendió por la zona comprendida entre Viorna y Arabedes, y cayó en la emboscada que le habían preparado en el entorno del domicilio los agentes, convencidos de que regresaría a su casa.

Para ello, decidieron "relajar" y "mitigar" el amplio dispositivo desplegado, en el que participaban, por tierra y aire, más de un centenar de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El fugitivo, con amplio historial policial y considerado "extremadamente peligroso", fue arrestado tras permanecer más de 20 horas fugado, y cerca de doce más atrincherado en la vivienda.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.