Lori Meyers
El trío que sostiene Lori Meyers, formado por Alfredo Núñez (i), Noni (c) y Alejandro Méndez (d). UNIVERSAL

Desde que un grupo de adolescentes granadinos se reuniera en un garaje de Loja, su pueblo natal, para tocar los temas de sus grupos favoritos hasta que se consagraron como uno de los grupos españoles de referencia de la escena indie, ya han pasado 20 años.

Un tiempo tras el que Lori Meyers continúan al pie del cañón gracias al trío que hoy forman Antonio López (Noni), Alejandro Méndez y Alfredo Núñez.

En un ejercicio de reflexión, el grupo ha desempolvado sus cajas de recuerdos y ha abierto el disco duro que recoge sus dos décadas de historia para plasmarlas en 20 años, 21 canciones: un recopilatorio de dos cedés en el que se incluyen fotografías y material inéditos. "En realidad, sacamos ahora el disco porque nos quedan pocos días de vida", bromea Noni, voz de la formación, en conversación con 20minutos.

A falta de saber qué les depara el futuro, su marca en la escena musical nacional es innegable. Prueba de ello son los 21 testimonios de amigos y figuras del mundo de la cultura que ha seleccionado las canciones del primer disco de este trabajo: "Empezamos a llamar a gente y al final reunimos a 21 personas. Quisimos contar con quien tenía relación con el grupo o era nuestro seguidor", aclara Alejandro.

En la lista, nombres como el de la cantante Annie B. Sweet; los periodistas Virginia Díaz y Jon Sistiaga; y los humoristas Dani Rovira y El Monaguillo, que han seleccionado sus temas favoritos y firman en el libreto un recorrido muy personal por la carrera de Lori Meyers.

Para Alejandro, resumir su historia ha sido "superfácil", ya que su padre, Paco, "tenía todas nuestras imágenes guardadas y etiquetadas". El progenitor del guitarrista del grupo y de Julián Méndez, antiguo bajista (que abandonó el grupo en 2006), es su mayor fan. En sus inicios, Paco les llevaba en su furgoneta y los acompañaba a sus conciertos. Como primer fan del grupo, aporta su granito de arena en este disco escribiendo sobre sus comienzos.

"Siempre hemos compuesto más de lo que podíamos publicar", se sincera Noni. Por eso, temas como 70, "destinado a entrar en Impronta (Universal, 2013)", se incluyen en el segundo disco de este recopilatorio, que reúne material exclusivo. Canciones inéditas como De mi lado se mezclan con versiones de Antonio Vega y Nada Surf, más las maquetas de himnos como Mi realidad, Planilandia y Luces de neón.

Banda sonora de una generación

Aunque celebren veinte años en la música, Lori Meyers comenzaron su andadura con Viaje de estudios (Houston Party, 2004), coincidiendo con el ascenso de la escena indie en España. Hoy, con otros cinco discos de estudio a la espalda, Alejandro confiesa que tiene "un cariño especial" por Hostal Pimodan (Odds Studio, 2006), un álbum "un poco maldito" y el que "menos cariño recibió".

Tras el bache, los granadinos firmaron con Universal y, después de dos años girando, regresaron con Cronolánea (2008), viajaron a Los Ángeles para crear Cuando el destino nos alcance (2010) y se encerraron en su ciudad natal para contar el periplo de una ruptura en Impronta (2013). Cuatro años más tarde, el grupo publicaba En la espiral (2017), su disco más maduro y oscuro.

"Nos sentimos la banda sonora de una generación compartida con muchos compañeros", aclara Noni sobre su relevancia en la escena nacional; un viaje del que se despedirán hasta 2020 con un concierto en Madrid (29 de diciembre, WiZink Center). Incansables, aprovecharán el parón para grabar su próximo disco.

Con "vértigo" por si se acaba la vida que llevan desde los 17 años, lanzan un mensaje tranquilizador: "Mientras nos haga ilusión y estemos juntos, seguiremos con Lori Meyers".