Rescate en Tailandia
Una estudiante tailandesa muestra una fotografía de su compañero de clase Duangpetch Promthep, quien se encontraba atrapado en la cueva de Chiang Rai. Rungroj Yongrit / EFE

Los doce niños y su tutor rescatados entre el domingo y el martes tras pasar más de dos semanas en una cueva del norte de Tailandia van pudiendo reunirse ya con sus familias.

A una distancia de dos metros, con guantes y ropa especial, los padres de ocho de los trece liberados pueden acceder a la estancia donde se encuentran sus seres queridos ingresados en el hospital provincial de Chiang Rai.

Los cinco restantes, otros cuatro niños y el adulto, los últimos en salir de las profundidades de la caverna, permanecerán al menos un día más en cuarentena para evitar el contagio de posibles enfermedades.

"Hay que mantener un protocolo de seguridad debido al débil sistema inmunológico de los menores", indicó durante una rueda de prensa uno de los médicos que evalúa al grupo.

Sus familiares les pueden ver y hablar a través de un cristal ubicado en la puerta de la instancia donde se recuperan.

"Tengo muchas ganas de abrazar a mi sobrino", dijo este martes a los medios Amporn Srivichai, tía de Ekapol Chantawong, el entrenador del equipo juvenil de fútbol "los jabalíes" y quien abandonó en último lugar.

Su vida no corre peligro

Todos se recuperan con normalidad y su vida no corre peligro, a pesar de que han perdido de media unos dos kilos de peso cada uno durante los días que permanecieron en la gruta, de los cuales nueve los pasaron desaparecidos y sin comida.

Los médicos dijeron que tres de los menores registran cuadros leves de neumonía y uno es tratado por un corte en la pierna derecha.

Oftalmólogos se encargan de comprobar si sufren algún problema ocular después de permanecer tanto tiempo en la oscuridad.

Los trece son alimentados a base de una dieta blanda de arroz y pollo, además de la ingesta de varios suplementos vitamínicos.  No obstante, los primeros cuatro rescatados podrían cenar este miércoles alimentos más variados.

El grupo, que también recibe apoyo psicológico, mantiene buen estado de ánimo y tendrá que pasar al menos siete días en el centro médico antes de recibir el alta.