Los bomberos de los parques de Vilagarcía y de Ribadumia han iniciado sendos encierros en sus sedes como medida de protesta al no ser atendidas sus reivindicaciones de incremento salarial, según Xan Bouzas, de la CIG.
Los bomberos llevan un mes y medio de negociaciones sin concretar nada


Los agentes de guardia realizan su trabajo con normalidad y los que se encontraban libres de servicio participaron en la protesta laboral. En la misma situación se encuentran ya sus colegas del Baixo Miño y de O Morrazo, que esta tarde se trasladaron a Ribadumia para participar conjuntamente en una rueda de prensa.

A esta situación se llegó tras mes y medio de negociaciones con la empresa que gestiona el parque, Celta Prix, la Diputación de Pontevedra y la Xunta, para equiparar sus emolumentos a los de otros parques de las mismas características de otras provincias.

Bouzas señaló que "esta mañana ya recibimos llamadas, pero no nos concretaron nada. Por tanto, seguiremos con los encierros como estaba previsto porque en mes y medio no sólo no se avanzó nada, sino que el tema quedó bloqueado".

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE PONTEVEDRA