Una vida flamenca
La obra se inspira en la biografía de Pastora Pavón de Manuel Bohórquez y en anécdotas documentadas sobre ella.

Esta producción de Turdetania Teatro ya formó parte de la programación de La Fundición. El duende no tiene nombre de mujer abría en octubre de 2006 la temporada de esta sala que entonces estaba en obras de reforma, representándose en el Centro Cívico Torre del Agua.

Ahora podremos ver por fin la obra de Turdetania sobre las tablas de este teatro en la Casa de la Moneda. La compañía lleva al espacio escénico a Pastora Pavón, La Niña de los Peines, a quien da vida la actriz Asunción González.

El duende no tiene nombre de mujer está planteada como un monólogo del personaje dividido en tres partes: la primera, dedicada a la infancia de la cantaora, una infancia difícil porque tuvo que ponerse a trabajar a los ocho años. La segunda se centra en su época artística, en la que vinieron los éxitos y su repercusión. Y la tercera parte nos narra la vejez y los últimos años de la artista.

La obra también abre la puerta a las nuevas tecnologías, de manera que integra proyecciones de vídeo sobre una gran pantalla, y música en directo, con la guitarra de José de María y el compás de Gabriel Giorgo y Javier Heredia.

* C/ Habana, 18. De hoy al sábado, a las 21 h. Domingo, a las 20 h. Entradas: 10 y 8 euros.

En un mundo de hombres

Según la describen autores y biógrafos, Pastora Pavón era una de las personas consideradas como «raras», sensible, temperamental y con un carácter fuerte. En el mundo artístico, la cantaora tuvo que vivir y emprender un recorrido nada fácil para una mujer. En el cante flamenco, un mundo competitivo y de difícil resolución para una fémina en aquella época, imperaba, como reflejo de la sociedad, el género masculino, los cantaores flamencos.