Según informa la Policía en nota de prensa, el vigilante de seguridad avisó porque un joven, que parecía estar en estado ebrio, había montado en un autobús y estaba circulando con él dentro de la estación.

Los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción trasladaron al joven a la Jefatura de la policía Local de Gijón para realizar el test de alcoholemia y corroborar su estado de embriaguez. Allí se comprobó que no tenía permiso de conducir para desplazar este tipo de vehículos y se le realizó una prueba de alcoholemia que resultó positiva.

Finalmente fue sancionado con 1.500 euros por conducir sin permiso reglado y por conducir bajo los efectos del alcohol.

Por otro lado, los agentes de Gijón detuvieron este viernes a un vecino de Gijón de 31 años por saltar encima de un vehículo y abollar su carrocería en el barrio de La Arena. Los daños ocasionados al coche ascendieron a más de 1.400 euros, por lo que el responsable de los mismos fue arrestado.

Al margen, los agentes de la Policía Nacional han tramitado diez actas de incautación de drogas, dos denuncias por tenencia de armas prohibidas y cinco por desobediencia o menoscabo a agente de la autoridad.

Consulta aquí más noticias de Asturias.