Los miembros de La Manada ya han cumplido con su primera cita con el juzgado a pesar de estar en la calle. José Ángel Prenda, uno de los miembros del grupo, se presentó alrededor de las once de la mañana en el juzgado de guardia de Sevilla.

Dos horas después de que lo hiciera Alfonso Jesús Cabezuelo, otro de los componentes de La Manada, Prenda ha llegado en solitario al juzgado, donde tiene que cumplir requisitos impuestos por la Audiencia Provincial de Navarra que les permitió abandonar la cárcel bajo fianza el pasado viernes.

El joven sevillano, vestido con un polo azul marino de rayas, un pantalón corto y unos zapatos deportivos, ha estado apenas cinco minutos en el juzgado, y ha salido hasta los aledaños del edificio donde le esperaba otro joven, que lo ha trasladado en moto.

A la salida del juzgado, Prenda no ha querido hacer declaraciones a los numerosos periodistas que se encuentraban en la puerta de los juzgados de Sevilla y se ha limitado a hacer gestos despectivos.

Los condenados por abuso sexual en grupo en los Sanfermines de 2016 deben presentarse este lunes, en una hora no definida, en el juzgado de guardia de Sevilla por primera vez desde que dejaron la prisión.

El tercer integrante del grupo que se ha personado en el juzgado ha sido Ángel Boza. El joven sevillano ha entrado en los juzgados con unas gafas azules, unos vaqueros y un polo azul. No ha querido contestar a las preguntas de los periodistas que están apostados a las puertas del edificio desde primera hora del día, y a la salida se ha dirigido a una zona en la que le esperaba otro chico en una moto en la que se ha subido.

También ha cumplido con lo requerido por la Audiencia el guardia civil Antonio Manuel Guerrero, que se ha presentado pasadas las 12.30 horas en el juzgado.

Fue trasladado hasta la sede en coche por un acompañante y tampoco ha querido hacer declaraciones a los medios que allí se encontraban.  El último en acudir a firmar ha sido Jesús Escudero, a las 12,45 horas, que abandonaba cinco minutos después los juzgados también en moto.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Navarra permitió que abandonaran las cárceles en las que se encontraban tras pagar una fianza de 6.000 euros mientras se resuelven en el Tribunal Superior de Justicia navarro los recursos que todas las partes del proceso presentaron contra la sentencia inicial que los condenó a nueve años de prisión por abusar en un portal de una joven de 18 años.

Noticias relacionadas:

El último en acudir a firmar ha sido Jesús Escudero, a las 12,45 horas, que abandonaba cinco minutos después los juzgados también en moto.