Un sistema automático de lectura de matrículas permitirá a partir de este miércoles a la Guardia Civil detectar los coches que circulen sin seguro obligatorio y, en ese caso, inmovilizarlos y enviarlos al depósito. Será, en principio, en 12 ciudades españolas, aunque se espera que a final de año pueda estar en marcha en todo el país.

Con este nuevo sistema, que ha presentado este martes el director general de Tráfico, Pere Navarro, se pretende "evitar la impunidad" para el conductor que circule sin seguro obligatorio, explicó Navarro, que calificó esta conducta de "insolidaria" porque "complica las cosas innecesariamente" en casos de incidentes.

Coches patrulla con ordenador

La tarea recaerá en 12 coches patrulla de la Agrupación de Tráfico del Instituto Armado, en cada uno de los cuales se ha instalado un ordenador con una base de datos. Ésta se ha formado cruzando la información facilitada por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) con la del Registro de Vehículos de Tráfico.

Vale la pena pagar el seguro porque si no, va a tener que pagar la multa y además sacarse el seguro"

Estos coches llevan también una cámara que leerá las matrículas de los vehículos que circulen a su alrededor y las contrastarán automáticamente con los datos del ordenador. Si la matrícula está en la base de datos, el sistema avisa "por voz" de que el vehículo detectado "carece de seguro obligatorio". Tras esto, el agente, en función de las circunstancias del tráfico, procederá a la detención del automóvil o extenderá la correspondiente denuncia.

"Vale la pena pagar el seguro obligatorio porque si no, va a tener que pagar la multa y además sacarse el seguro", ha avisado Navarro a los conductores, tras recordar que dichas multas pueden alcanzar los 1.000 euros para los ciclomotores, los 1.500 para turismos y 2.600 para los vehículos pesados.

Según Navarro, el sistema podrá ser útil en un futuro para detectar vehículos robados o que no hayan superado la ITV.