Alicia Miyares, de No somos Vasijas
Alicia Miyares, de No somos Vasijas. ARCHIVO

Alicia Miyares es filósofa y portavoz de la plataforma No somos Vasijas, que se fundó en 2015 siguiendo un movimiento articulado internacionalmente en contra de la práctica de la gestación por sustitución.

¿Cómo lo debemos llamar gestación subrogada o vientres de alquiler?
Se tiene que llamar vientres porque es lo que describe la práctica real de alquilar mediante contrato y pago el cuerpo de una mujer para un embarazo y para dar después el niño a terceros. Llamarlo gestación subrogada es un eufemismo, es querer hacer que las personas no recapaciten sobre la práctica real y sobre la violencia que esa práctica trae consigo sobre los derechos de las mujeres y de la criatura recién nacida.

¿Qué opina de la decisión del Gobierno de no regular esta práctica?
Del partido socialista no cabía esperar otra cosa que las declaraciones de la vicepresidenta Carmen Calvo. El PSOE ha sido el único partido que en un congreso y de manera formal ha planteado que está en contra de la práctica del alquiler de vientres. De otros partidos de la izquierda se oyen voces como de estar en contra, pero no han adoptado una resolución tal cual. Por tanto el gobierno del PSOE no puede ir en contra de una resolución del partido.

¿Qué le parece que cada vez haya más familias que recurren a esta técnica?
Lo de que cada vez haya más familias por esta técnica yo lo pondría en un gran interrogante, porque los datos que constan no son nada fiables. Si contamos los datos oficiales, desde 2011 a hoy serían unas 900 o 1000 familias. Entonces no te puedo contestar a la pregunta de qué me parece que cada vez haya más.

¿Y que tengan que salir fuera de España para formar familia?
Primero que la decisión que están tomando de utilizar a personas para satisfacer sus fines es cuestionable moralmente y, en términos jurídicos, es una aberración que esta práctica se fundamente en un contrato que implica la renuncia a un derecho fundamental como es el de filiación. Y ya en términos de responsabilidad, voy a ser suave, pero diré que es, cuando menos, irresponsable recurrir a ello cuando saben que hay problemas legales porque el contrato es nulo de pleno derecho. Es algo muy irresponsable.

Pero, ¿Portugal y Grecia han legislado de alguna manera?
Portugal por ejemplo si te das cuenta ha matizado hace unos meses su propia propuesta. Creo que a la larga, es una hipótesis, serán más los países que restrinjan cuando no vayan a la prohibición. De la alegría, entre comillas, de hace algunos años se está toma cuerpo la idea de que no podemos regular una práctica que se fundamenta sobre la colisión de los derechos de terceras partes, como son las mujeres y los menores. Por que ya no solo son las mujeres, sino que los niños tienen derecho a conocer su origen, y muchos de esos padres no suelen decirles cuál es su origen real, sobre todo en las familias heterosexuales.