Prensentación Memoria 2017 Cáritas
Prensentación Memoria 2017 Cáritas EUROPA PRESS

Cáritas Diocesana de Santander invirtió en 2017 casi 2,7 millones de euros en ayudar a unas 12.000 personas en Cantabria, en su mayoría españoles, el 63 por ciento, frente al 37 por ciento de extranjeros, una tendencia que se mantiene desde 2012.

Concretamente, fueron 4.663 personas las que acudieron al servicio de atención primaria, pero la entidad estima que por cada una de ellas se benefician 2,57. En cuanto al número de intervenciones, ascendieron a unas 34.000, lo que representa una media de 7,3 por cada participante.

Del total del presupuesto invertido, más del 38 por ciento se destinó a cubrir las necesidades más básicas. Así, la mayoría de las personas que se acercaron a Cáritas requirieron principalmente ayudas en materia de alimentación, ropa, calzado y enseres personales, a lo que se destinaron 445.000 euros.

Otros 257.000 euros se destinaron a vivienda y suministros energéticos; otros 40.000 euros, a transportes, viajes y desplazamientos, 28.000 a educación (compras de libros, principalmente) y 21.000 a servicios médicos (medicinas, dentista, ortopedia, etcétera).

Estos datos han sido dados a conocer en rueda de prensa este jueves, con motivo de la festividad del Corpus Christi, Día de la Caridad, por la directora de Cáritas de la diócesis de Santander, Sonsoles López, el secretario general de la entidad, Francisco Sierra, y el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, quienes han presentado la Memoria de 2017 y han alertado de una pobreza "cronificada", al tiempo que han instado a las administraciones a aumentar sus aportaciones.

En su intervención, también han explicado que los recursos económicos de Cáritas Diocesana de Santander alcanzaron los 2,7 millones de euros en 2017, una cifra que en su mayoría (82,4%) se obtuvo a través de donaciones privadas de socios y entidades como Cáritas Española (120.000 euros) y la Fundación Botín (25.000 euros).

Las subvenciones públicas (17,6%) ascendieron a 509.106 euros, aportados por la recaudación de la Administración central a través de la campaña del IRPF (225.415), el Gobierno de Cantabria (278.079 euros) y el Ayuntamiento de Santander (5.612 euros).

APORTACIONES INSUFICIENTES

En este sentido, los responsables de Cáritas han considerado "del todo insuficiente" las aportaciones de las administraciones, a las que han instado a colaborar más con esta entidad y a desarrollar más políticas de protección e inclusión social y laboral.

Por su parte, el obispo ha comentado que fueron las inmobiliarias y los bancos las causantes de la crisis y que, si siguen actuando del mismo modo y "si Dios no lo remedia, nos van a llevar a otra" similar a la anterior. "La crisis se va a volver a repetir", ha sentenciado.

Además, ha alarmado sobre la pobreza "cronificada" y en la necesidad de actuar porque "los pobres no pueden ser siempre los mismos".

Y también en relación a la salida de la crisis, los responsables de Cáritas han señalado que, aunque es "un fuego que poco a poco se apaga", quedarán "las cenizas" y "las quemaduras", y han asegurado que algunas familias continúan "encerradas en una espiral de pobreza de la que es muy difícil salir" y aquellas que ya vivían una situación de vulnerabilidad son las "menos favorecidas" por el cambio del ciclo económico.

Así, el secretario general ha manifestado que la "puerta del empleo sigue cerrada" para muchas personas, ya que el desempleo es "persistente y de larga duración" para el 48 por ciento, según ha detallado, y duplica la cifra de hace diez años en la región.

NUEVOS RETOS DE ACTUACIÓN

Por otro lado, la directora de esta organización, que cuenta con 699 voluntarios, ha hecho hincapié en los cambios que se están implantando en la metodología de las ayudas en las Cáritas parroquiales para atender a las nuevas necesidades de la sociedad.

Así, ha recalcado que "no sirve cualquier modo de ayuda ni cualquier acción", y que no se pueden repetir las respuestas "de manera rutinaria", ya que hay que afrontar la realidad social actual y, "a tiempos nuevos, dar respuestas nuevas".

En este sentido, Cáritas está apostando por nuevos métodos para dignificar a las personas que piden ayudas, como la 'tarjeta monedero', con la que en vez de recibir alimentos en las parroquias, los propios participantes pueden comprar en los supermercados con descuentos "muy considerables" y seleccionar así los productos que necesitan.

Además, está llevando a cabo una política educativa para enseñar a aquellos que necesitan la ayuda de Cáritas a gestionar sus recursos para tener una buena alimentación.

La presentación de esta Memoria 2017 se enmarca en la celebración del Día de la Caridad, el 31 de mayo, en torno a la que Cáritas celebra cada año la 'Semana de la Caridad' con actividades que en esta edición abarcan del 28 de mayo al 3 de junio.

Así, este jueves a las 18.00 horas tendrá lugar la 'Oración del Día de la Caridad' en la Parroquia de los Ángeles de Santander, y el sábado día 2 habrá una Jornada de Reflexión de personal y voluntarios en el Monasterio de Soto Iruz.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.