Tabaco
Un joven sosteniendo un cigarrillo al aire libre. GTRES

La mayoría de la población está a favor de que se prohíba fumar en vehículos privados (77,3%) y en lugares públicos al aire libre (64,1%), como conciertos, piscinas, centros comerciales abiertos o estadios de fútbol. Así lo ha desvelado la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) al presentar los datos de las encuestas realizadas con motivo de la Semana sin Humo. En total, han sido 5.170 las personas que este año respondido al sondeo en centros de salud.

La actitud crítica y prohibitiva frente al tabaco está creciendo entre los españoles, ya que en 2017 eran un 50% de la población quien estaba a favor de la prohibición del tabaco en espacios públicos al aire libre. "Hasta hace unos años en España el tabaco era una droga aceptada, eso está cambiando", afirma Lucía Gorreto, coordinadora de la Semana Sin Humo.

Aun así, solo el 30,8% de la población considera que la normativa de la Ley Antitabaco se cumple "casi siempre" y un 20,7% cree que "habitualmente". Uno de los lugares con más problemática son los parques infantiles, en los que el consumo de tabaco está prohibido por ley. Sin embargo, en la mayoría de ellos no se cumple y para Gorreto "habría que incrementar la vigilancia".

Perfil del fumador

Los datos revelan que un 57% de las personas ha consumido tabaco en algún momento de sus vidas. Según Gorreto, que las cifras dejen de aumentar "depende de que los jóvenes entiendan que fumar es un hábito que perjudica su salud a corto, medio y largo plazo".

El fumador activo comenzó a consumir tabaco de media entre los 17 y 18 años. Casi la mitad de los fumadores (el 49,2%) no consume más de 10 cigarillos al día y solo el 4,1% declara que fuma más de una cajetilla al día. "En España no hay manera de bajar la edad de consumo", lamenta Gorreto. Las causas de que la edad de consumo no baje tienen mucho que ver con "la presión de grupo en los institutos y con los padres", aseguran la coodinadora.

El 70% ha intentado dejarlo

Con respecto a la intención de dejarlo, las cifras son muy parecidas a las de años anteriores. Un 70,1% de las personas que fuman han intentado dejar de fumar en más de una ocasión y un 16,7% lo ha intentado cuatro o más veces. La mayoría (82%) de las personas que han abandonado el hábito de fumar aseguran haberlo conseguido solos y sin ayuda.

Para los que reclamaron ayuda (18%), el personal sanitario fue el profesional de referencia. Entre los motivos que empujan a las personas que fuman a abandonar este hábito están: el estado de salud de la familia, la financiación del tratamiento farmacológico, el aumento del precio del tabaco o el incremento de los espacios sin humo. "El reto es concienciar a los jóvenes", confiesa Lucía Gorreto.

En España el tabaco sigue siendo siendo una de las principales causas de mortalidad entre los españoles. Cada año mueren 52.000 personas por causas directamente relacionadas con el consumo de esta droga. El 81% de la defunciones anuales relacionadas con el tabaco son por cáncer de pulmón, según datos del Ministerio de Sanidad. Pero no son solo los consumidores directos de tabaco los únicos sufren las consecuencias: tal y como informan las encuestas de SemFyc, entre 1.500 y 3.000 personas no fumadoras fallecen a causa de la exposición al humo del tabaco.