Carabela portuguesa
Carabela portuguesa AYUNTAMIENTO DE SANT JOSEP - Archivo

La preocupación por la llegada de la carabela portuguesa a las playas del litoral levantino se suma ahora Palma de Mallorca, después de que el Servicio de Emergencias 112 haya informado este martes de que han sido encontrados varios ejemplares muertos de este hidrozoo en la playa del Molinar, en la zona del monumento de la Rosa dels Vents.

Los servicios de emergencia han recomendado "mucha precaución" a bañistas y les ha pedido que avisen a los servicios de emergencia si ven algún ejemplar.

Cabe recordar que el grupo de trabajo de observación de medusas en Baleares se reunió a finales de abril después de las apariciones de carabelas portuguesas procedentes del Atlántico en aguas de Formentera.

Según informó entonces la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, el objetivo del encuentro fue evaluar el sistema de observación, analizar los últimos casos en Baleares y avanzar en las actividades conjuntas con personal del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (Icman) y el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea), de Cádiz y Esporles, respectivamente.

No suele habitar nuestras costas

Este hidrozoo es muy raro y de su avistamiento en las costas suele ser poco frecuente en nuestras playas. Pero lo cierto es que ha sembrado la alarma en Alicante y Elche en la última semana, donde sus playas permanecen cerradas.

La carabela portuguesa no es una medusa ni tiene consideración de ser vivo. Sí está considerado como un conglomerado de organismos que se asocian como una colonia para sobrevivir. Su picadura es muy potente y tienen tentáculos que pueden llegar a alcanzar los 50 metros de longitud.

Puede resultar mortal para un niño y para un adulto con la salud debilitada. Para una persona de peso y salud normal no debería resultar dañina en extremo y sus efectos pasarían en unas cuantas horas.