Ramadán en Pakistán
Varias personas concluyen su jornada de ayuno por el mes sagrado musulmán de Ramadán, en Karachi, Pakistán. SHAHZAIB AKBER / EFE

Al menos 65 personas han muerto en los tres últimos días en la ciudad de Karachi, en el sur de Pakistán, debido a la ola de calor que ha provocado temperaturas de hasta 44 grados, según ha informado una organización humanitaria, la Fundación Edhi, que alerta de que la cifra de víctimas podría aumentar. Las temperaturas no remitirán al menos hasta el jueves.

La ola de calor ha coincidido además con una serie de averías que han dejado sin suministro eléctrico a parte de la población y con el mes sagrado musulmán del Ramadán, en el que los musulmanes ayunan durante las horas de luz.

Un portavoz de la Fundación Edhi, Faisal Edhi, explicó que la mayoría de las muertes se han registrado en las barriadas más pobres de la ciudad. La fundación gestiona tanatorios y un servicio de ambulancias.

"65 personas han muerto en los tres últimos días", explicó Edhi en declaraciones a Reuters. "Tenemos los cuerpos en nuestras instalaciones refrigeradas y sus médicos de barrio han informado de que murieron por golpes de calor", indicó.

Trabajadores en fábricas textiles

La mayoría de los afectados son trabajadores del sector industrial de los barrios de Landhi y Korangi. "Trabajan con calentadores y hervidores en fábricas textiles", explicó.

El secretario de Sanidad de la provinciad de Sindh, Fazlulá Pechuho, aseguró sin embargo en declaraciones al diario Dawn que no ha habido muertes por golpes de calor. "Solo los médicos y los hospitales pueden decidir si la causa es un golpe de calor o no. Rechazo categóricamente que haya muerto gente por golpe de calor en Karachi", dijo.

En 2013 al menos 1.300 personas, la mayoría ancianos y enfermos, murieron por golpes de calor que causó una grave crisis en los hospitales y tanatorios de la ciudad. En 2015 el tanatorio de Edhi se quedó sin espacio tras recibir 650 cuerpos en unos pocos días