La lista de purpurados que completan la renovación del colegio cardenalicio anunciado por Francisco son el limosnero pontificio, el polaco Konrad Krajewski; el sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, el arzobispo Giovanni Angelo Becciu; y el Vicario General de Roma, Angelo De Donatis.

Además, se encuentran el Patriarca de Babilonia de los Caldeos, Louis Raphaël I Sako; el arzobispo de Karachi (Pakistán), Mons. Joseph Coutts; el Obispo de Leiria-Fátima (Portugal), Mons. António Marto y el arzobispo Metropolitano de Huancayo (Perú), Mons. Pedro Barreto; el arzobispo de Toamasina (Magadascar), Desiré Tsarahazana; el arzobispo de L' Aquila (Italia), Giussepe Petrocchi y el arzobispo de Osaka (Japón), Thomas Aquinas Manyo.

Junto a Bocos, que nació en Canillas de Esgueva (Valladolid) en 1938, el Papa ha creado otros dos cardenales con más de 80 años, a los que distingue de esta forma con un título honorífico.

Se trata del arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Xalapa, Veracruz, (México) Sergio Obeso Rivera, y el prelado emérito de Corocoro (Bolivia), Toribio Ticona Porco. Según ha explicado el Papa son "un arzobispo, un obispo y un religioso que se han distinguido por su servicio a la Iglesia".

Francisco ha hecho este anuncio durante el Regina Coeli, el rezo dominical pronunciado el día de Pentecostés, el día en que los católicos celebran la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles.