Carlos Couso, Laura Pérez y Rubén Velasco
Carlos Couso, Laura Pérez y Rubén Velasco EUROPA PRESS

Laura Pérez, exsecretaria general de Podemos Navarra, ha asegurado que el objetivo de su expulsión del partido ha sido "asegurarse el control de la lista al Parlamento" y ha afirmado sentirse "maltratada" por la dirección del partido, que le ha dirigido "acusaciones graves que no se pueden permitir". Ha advertido, además, de que es "posible que el grupo parlamentario no tenga que llevar el nombre de un partido que reniega de él", ya que cuatro de sus siete miembros son críticos con la dirección.

Pérez, que ha ofrecido este viernes una rueda de prensa junto a los parlamentarios Carlos Couso y Rubén Velasco, ha asegurado que desde el "minuto uno" en el que fue elegida secretaria general del partido en el año 2015 ha recibido "distintas formas de acoso y hostigamiento, ataques machistas, obstrucción interna, puenteo, difamaciones y conspiraciones".

Y ha querido dejar claro frente a las "burdas acusaciones" por las que ha sido expulsada que "volvería a hacer todas y cada una de estas cuestiones". "En todo momento mi acción política ha venido marcada por un programa político, por un mandato popular y por un compromiso que adquirimos en el año 2015 cuando fuimos elegidas, que nos ha llevado a actuar con lealtad al acuerdo programático y al cuatripatito, sin que eso obste a que hayamos sido exigentes en su cumplimiento".

"Si esto resulta incómodo, si esta incomodidad es el precio que hay que pagar por actuar con coherencia lo asumo, pero no debería ser yo ni las ideas que he venido representando las que quedaran fuera de Podemos, sino una dirección que expulsa y deja fuera a quienes se posicionan frente a las injusticias", ha sostenido.

Sobre la situación en la que queda ahora el grupo parlamentario de Podemos y si barajan cambios en el nombre, ha afirmado que están abiertos a "todo". "Tendrá que ser en esos foros de debate y en esos espacios abiertos a toda la militancia donde se tomen esas decisiones", ha comentado.

Según ha dicho, es "obvio" que ella "no puede seguir hablando en nombre de Podemos" y ha asegurado que le cuesta "seguir llevando el apellido de una organización" que siente que le ha "maltratado". En este sentido, ha recordado que a los parlamentarios que le han apoyado se les ha tachado de "ilegítimos" y ha remarcado que "si la mayoría de este grupo parlamentario es considerado ilegítimo, es posible que el grupo parlamentario no tenga que llevar el nombre de un partido que reniega de él".

(Habrá ampliación)

Consulta aquí más noticias de Navarra.