La Real Academia Galega (RAG) conmemora el 17 de mayo el Día das Letras Galegas, dedicado este año a la escritora María Victoria Moreno, una "activista" de la lengua gallega "en sus libros y en su vida", en palabras de la académica Marilar Aleixandre, una de la autoras de la biografía de la homenajeada que publica la institución en su web.

"Una mujer comprometida con la docencia, con el gallego y con la cultura de Galicia", añade, a su vez, el presidente de la Real Academia Galega (RAG), Víctor Fernández Freixanes en declaraciones a Europa Press.

De María Victoria Moreno, las autoras de la biografía que recoge la RAG -Marilar Aleixandre y Fina Casalderrey- destacan sobre todo que es una "escritora gallega", pese a que algunos textos hablen de ella como "extremeña", ya que parte de su infancia la vivió en Extremadura.

Con 12 años y ya viviendo en Barcelona, descubrió la literatura con obras como 'El Quijote' y 'El Principito', pero no fue hasta 1963 cuando tuvo el primer contacto con Galicia cuando su marido fue contratado en un colegio de Pontevedra.

AMISTAD CON ALONSO MONTERO

En esta localidad vivió María Victoria Moreno más de 40 años, hasta su muerte en 2005, aunque dio clase dos años en Lugo y cuatro en Vilalonga, parroquia del municipio de Sanxenxo (Pontevedra). Su estrecha amistad con el que fue presidente de la RAG, Xesús Alonso Montero, -al que conoció en el Instituto Masculino de Lugo- fue el germen de su interés por el gallego y por la literatura gallega, como recuerdan sus biógrafas y ha subrayado, en declaraciones a Europa Press, Marilar Aleixandre.

Ya en 1967, al regresar a Pontevedra, impartió literatura castellana en el entonces Instituto Femenino -ahora Valle Inclán- teniendo, entre sus alumnas a actuales académicas de la RAG como Rosario Álvarez Blanco. Y es que María Victoria Moreno dedicaba parte de sus clases de los viernes de literatura española a enseñar literatura gallega.

Así lo recuerda también Marilar Aleixandre quien recalca la labor que hizo a este respecto, en una década, la de los setenta, "cuando el gallego no estaba presente en la escuela y no se enseñaba en gallego ni el gallego". También apunta que María Victoria Moreno era una de las personas que daba clases de gallego, "lo que le llevó a que en el año 1974 le retirasen el pasaporte", relata la académica de la RAG.

Un año antes, en 1973, Edicións do Castro publica su primer libro en lengua gallega, 'Mar adiante', que sería reeditado en 2009, y que en su primera edición incluía ilustraciones de la autora. Este libro la convertiría, además, en una de las pioneras de la literatura infantil gallega.

"PASIÓN" POR LA DOCENCIA

Marilar Aleixandre subraya que este libro, la historia de una maestra que da clases en un barco, refleja la importancia que para la homenajeada de este año tenía la docencia. "Su pasión era enseñar", recalca.

También destaca esta faceta el presidente de la RAG, quien define a María Victoria Moreno como una "profesora activa, muy comprometida con la formación". A ello, suma su labor como escritora y editora. "Era consciente de que había que alimentar de textos a la gente joven y dotar a país de herramientas de trabajo en la escuela", apunta.

Freixanes asegura que el hecho de que se le dedique el Día das Letras Galegas sirve también para poner en valor a ese "ejército de profesores

que siguen trabajando en la escuela en defensa del gallego".

Por su parte, Marilar Aleixandre, destaca de ella, como el presidente de la RAG, su "compromiso" con la lengua y la literatura gallega.

Junto a su labor como docente, apunta a otras facetas como "editora, traductora y librera", en alusión a la librería que abrió en Pontevedra o

la dirección de la colección de literatura infantil 'Árbore', de la Editorial Galaxia, que asumió durante diez años.

Pero, ambos inciden, sobre todo, en su contribución a la literatura

infantil y juvenil. "Tuvo un papel importante y nos sigue diciendo cosas todavía hoy", afirma Marilar Aleixandre sobre el legado que, a su juicio, dejaron algunos de sus libros.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.