Alek Minassian
Alek Minassian, el conductor de la furgoneta que arrolló a varias personas en Toronto, actuó movido por su odio hacia las mujeres y formaba parte de la comunidad de célibes involuntarios. LINKEDIN ALEK MINASSIAN

Detrás de un críptico mensaje se esconde la clave del atentado perpetrado en Toronto el pasado 23 de abril y que se saldó con la muerte de 10 personas, 8 de ellas mujeres. "La revolución incel ha comenzado", dejó escrito en sus redes sociales el único detenido por este atropello masivo: Alek Minassian, miembro de esta misteriosa comunidad.

¿Pero qué son los célibes involuntarios?, conocidos por su acrónimo en inglés: involuntary celibate (incel). "Los célibes involuntarios son hombres que agreden o matan porque no consiguen establecer relaciones afectivo-sexuales normales por su falta de habilidad para propiciarlas", explica a 20minutos la psicóloga y sexóloga Carmen Bermejo Romero.

"Suelen ser personas con grandes déficits en habilidades sociales, autoconcepto y autoestima, lo que les lleva a tratar de no asumir esto reconvirtiéndolo en rechazo y agresividad hacia las mujeres por no ponérselo fácil", remarca la experta. El incel tiene, añade, "una necesidad obsesiva de ser amado y un miedo intenso al rechazo". Un comportamiento obsesivo que "puede tener como objetivo a una persona concreta o a todo el colectivo femenino".

Bermejo traza también un perfil de los miembros de esta desconocida comunidad que pulula por la red: "Presentan una bajísima tolerancia a la frustración, que plasman en conductas de superioridad, para lo cual se refuerzan entre sí formando parte de grupos sociales con intereses y patologías similares. Tienen, además, un rechazo absoluto hacia los homosexuales".

Oyendo a la experta se viene a la cabeza El cuento de la criada, una novela de la escritora canadiense Margaret Atwood (extraña coincidencia con el país que ha albergado el último ataque incel, pero no el único en el mundo) de actualidad por la serie de HBO.

La historia, una narración distópica y feminista, plantea una sociedad en la que los derechos de las mujeres son anulados para convertirlas en objetos cuyo único valor está en sus ovarios y obligarlas a mantener relaciones sexuales con su dueño o propietario con el fin de procrear. Su libertad y su capacidad de decisión quedan anuladas y son excluidas de la toma de decisiones.

Foros machistas

La exclusión de la presencia femenina es una de las premisas de los foros de internet donde los célibes involuntarios generan comunidad. "Espacios a los que las mujeres no pueden acceder", aclara Bermejo, y en el que los comentarios de tinte machista, que denigran y humillan a las mujeres, son la tónica general. En el caso de España, ¿a quién no le viene a la cabeza algún nombre en concreto vinculado a recientes polémicas judiciales tras la sentencia de La Manada?

Pero reconocerse como célibe involuntario y admitir que se integra esta comunidad de hombres heterosexuales que odian a las mujeres no es tarea fácil. "Los incels se autodefinen como personas que no están en una relación ni han tenido relaciones sexuales en una cantidad significativa de tiempo, a pesar de numerosos intentos". En otras palabras, culpan a las mujeres de no querar acostarse con ellos.

En esa línea, Alek Minassian añadía más pistas en los mensajes que dejó en redes días antes del ataque: ¡Derrotaremos a los Chad y a las Stacy!, escribió, en referencia los hombres y mujeres que gozan de popularidad y atractivo sexual. "¡Honra al Supremo Caballero Elliot Rodger!" y "El soldado de infantería Minassian desea hablar con el Sargento 4chan, por favor", escribió también, un mensaje que ofreció a la Policía la pista definitiva sobre el móvil del ataque.

4chan, Reddit o incels.me son algunos de los foros incels más destacados y vetados a las mujeres. Según declaraciones a la CNN del administrador de este último, "ser incel no tiene ninguna relación con la violencia, la misoginia ni ninguna otra connotación negativa". Definición que, según Carmen Bermejo Romero, "desafortunadamente no siempre se corresponde con la realidad".

Lo cierto es que en estos foros, adolescentes y jóvenes comparten su soledad, su frustración y su incapacidad de atraer a las mujeres, a las que culpabilizan de su fracaso para mantener una relación sexual y afectiva satisfactoria. "Se trata de un trastorno que puede ser tratado con un abordaje psicológico-sexual, siempre que el hombre en cuestión sea consciente de que existe un problema que está en él y no en las mujeres que forman su entorno y la sociedad", zanja Bermejo.

Tres ataques 'incel'

La mención expresa de Minassian a Elliot Rodger fue el detonante para que los investigadores del ataque de Toronto comprendiesen que se encontraban frente a uno de los miembros de esta comunidad hostil que odia a las mujeres y que desde 2014 (fecha del primer ataque registrado en Norteamérica) ya suma 25 personas asesinadas, la mayoría mujeres.

Elliot Rodger: Fue el autor del primer ataque incel de la historia. Ocurrió en la localidad californiana de Isla Vista en 2014. Antes de suicidarse, este joven de 22 años (que asesinó a seis personas e hirió a 14) dejó un manifiesto y subió una serie de vídeos a Youtube mostrando su odio por las mujeres y maldiciendo su condición de célibe involuntario. Su ataque fue una venganza vinculada a su virginidad.

Chris Harper-Mercer: El ataque perpetrado en 2015 en un instituto de Oregón por este hombre de 26 años se investigó, inicialmente, como un crimen por odio religioso. Murieron 9 personas y otras 8 resultaron heridas. Luego se descubrió en el lugar de los hechos una nota del asesino, que también se suicidó, en la que evidenciaba su odio por no conseguir tener pareja.

Alek Minassian: A sus 26 años es el último autor de una masacre perpetrada por un incel. La Policía lo detuvo una hora después de arrollar a los viandantes que transitaban por el centro financiero de Toronto.