El PSOE ha tenido que desmentir este miércoles sus presuntos vínculos con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, después de que salieran a la luz unos tuits suyos del 1 de octubre de 2016 frente a su sede de la calle Ferraz justo el día de la dimisión de Pedro Sánchez, explicados como un acto de apoyo pero que en realidad no eran sino mofa de las dificultades que atravesaba el hoy de nuevo líder socialista.

Aquel día, Torra se encontraba de visita en Madrid junto a su familia y decidió hacerse unas fotos y compartirlas en Twitter delante de la sede del PSOE en Ferraz, donde se celebraba el convulso comité federal que terminó con la dimisión de Sánchez de la secretaría general.

"Queríamos visitar otros sitios, pero este es el mejor espectáculo de Madrid", afirmaba el presidente en un tuit que acompañaba con una foto de decenas de cámaras, fotógrafos y periodistas apostados delante de la sede del PSOE.

En otra, Torra posa junto a su mujer y su hija y asegura que "nosotros ya estamos en Ferraz para dar apoyo a Pedro Sánchez y que el Senado venga a Barcelona".

Estos tuits han sido difundidos este miércoles como un apoyo por parte de Torra a Pedro Sánchez, por medios como El País, El Mundo o El Español. La difusión se ha ampliado aún más también vía Twitter, donde este hallazgo ha corrido entre sus usuarios durante toda la mañana.

Ante esta situación, el PSOE se ha visto obligado a desmentir, también a través de Twitter, que Torra participara en aquel comité federal ni que tenga nada que ver con el partido o con Pedro Sánchez y ha acusado al nuevo presidente catalán de "representar la peor derecha", de haber acudido ese día a Ferraz "a reírse de nosotros" y de hacer gala de una "indignidad impropia de cualquier político".