Los sintecho deportados por el Reino Unido podrán reclamar una indemnización

700 sintecho fueron detenidos y expulsados de Reino Unido en aplicación de una medida migratoria del Gobierno declarada posteriormente ilegal y discriminatoria.
700 sintecho fueron detenidos y expulsados de Reino Unido en aplicación de una medida migratoria del Gobierno declarada posteriormente ilegal y discriminatoria.
BBC

Todos los ciudadanos sintecho de países de la Unión Europea (UE) que fueron detenidos y deportados por el Reino Unido como parte de una antigua política de inmigración podrán reclamar una indemnización, informa este domingo la BBC.

La cadena pública cuenta con datos que indican que en doce meses, hasta mayo de 2017, 698 ciudadanos de países de la UE que en ese momento dormían en la calle fueron detenidos y/o expulsados de este país, en aplicación de una medida migratoria del Gobierno que el pasado diciembre fue declarada ilegal y discriminatoria por los tribunales británicos.

La eliminación de esa medida, que promovía la expulsión de indigentes y personas sintecho que presuntamente estaban abusando del derecho a la libertad de movimiento comunitaria, significa que quienes se vieron sujetos a la misma pueden reclamar ante la Justicia daños y perjuicios.

El Ministerio británico del Interior ha confirmado que ya no se actúa contra los ciudadanos europeos que se encuentran en la calle, una controvertida medida que fue introducida por la actual primera ministra del Reino Unido, Theresa May, cuando dirigía esa cartera.

La BBC asegura que varios bufetes de abogados gestionan en estos momentos alrededor de 45 demandas contra el Gobierno, lo que podría costar al Estado cientos de miles de libras.

Explica que, durante el tiempo de aplicación de la medida, destinada a cumplir cuotas de reducción de la inmigración, los agentes del Estado detuvieron a multitud de personas sin tener en cuenta las circunstancias por las que estaban en la calle o, incluso, si tenían trabajo.

La abogada Leonie Hirst declaró a la BBC que cualquier ciudadano de la UE que se viera afectado por el régimen de expulsiones puede ahora hacer una reclamación con garantías de éxito.

Afirmó que "la política (ya obsoleta) del Gobierno fue un débil intento de usar interesadamente la ley, simplemente para cumplir objetivos de inmigración".

"Uno de mis clientes dijo a los agentes de inmigración que tenía nóminas consigo para demostrar que estaba trabajando y la respuesta que obtuvo fue: 'No estamos interesados en verlas, sino en cumplir las cuotas'", relató la letrada.

En otro ejemplo destacado por la BBC, el lituano Thomas Lusas cuenta cómo fue detenido por agentes de inmigración en 2016, tras haberse visto forzado a dormir en las calles de Londres.

"Una mañana, me despertaron en mi saco de dormir. Había seis o siete agentes y dijeron: 'Ministerio del Interior'. Se llevaron mi documento de identidad. Dos minutos más tarde estaba esposado y dos minutos después estaba en una furgoneta", explica.

"Yo grité: 'voy a perder el trabajo si me detienen'. Pero nadie me escuchaba. Nadie me permitió explicar por qué estaba durmiendo en la calle", rememora.

Lusas, que llevaba nueve años residiendo en Inglaterra, se negó a firmar los papeles para su deportación y permaneció detenido diecinueve días en un centro para inmigrantes en Gatwick, al sur de Londres.

Este ciudadano recurrió contra su deportación y consiguió una indemnización de 10.000 libras (11.300 euros), explica la BBC.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento