Un estudio impulsado por el Ararteko determina que la evolución de la visibilidad social de las lesbianas no se ha correspondido con los avances sociales y legales en favor de los derechos de las personas homosexuales logrados en los últimos tiempos.

Este estudio, elaborado por Inmaculada Mujika, ha sido presentado hoy en San Sebastián por el Ararteko, Iñigo Lamarca, y por la propia autora, quien entrevistó en profundidad a 18 mujeres lesbianas para conocer a fondo sus experiencias vitales.

El informe, titulado "Visibilidad y participación social de las mujeres lesbianas en Euskadi", constata que las mujeres lesbianas se enfrentan a obstáculos como "los sentimientos de vergüenza y culpabilidad" o los de "diferencia, rareza o anormalidad", todos ellos productos de los "prejuicios sociales que todavía mantiene la sociedad en la que viven".

Las lesbianas no están situadas, según Mujika, en el mismo plano social que los hombres homosexuales, entre otras causas por la "mayor responsabilidad adjudicada a las mujeres respecto al trabajo doméstico y la familia".

El trabajo sostiene que el "déficit de visibilidad de las lesbianas es especialmente significativo en la esfera de lo público", lo que conlleva la inexistencia de mujeres dispuestas a "abanderar el lesbianismo y sus reivindicaciones".

Pese a todo esto, el informe revela que en las tres últimas décadas se han producido "importantes avances" en este campo, lo que se percibe sobre todo en las mujeres jóvenes, "más dispuestas a manifestar públicamente su condición".