De este modo, ante el comienzo de la nueva campaña de riego durante el próximo verano, Asaja Córdoba pedirá, en relación a la dotación de agua que obtendrá cada regante, el menor desembalse posible que permita "una campaña de riego normal sin comprometer las campañas agrícolas venideras", según ha informado la organización en un comunicado.

Asimismo, durante la reunión, que abordará también información hidrológica del año 2017-2018, Asaja expondrá que considera "fundamental" que la próxima campaña de riego dure, al menos, hasta el próximo 30 de octubre debido a que "la diversificación de cultivos cada vez es mayor por lo que la campaña de riego no debe ceñirse exclusivamente a los meses de verano".

Igualmente, la organización agraria propondrá que se acuerde una reserva de, al menos, 50 hectómetros cúbicos por si fuera necesario el riego de cultivos permanentes a partir del mes de noviembre.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.