Juncker
Jean-Claude Juncker, en el Parlamento Europeo. GTRES

La salida de Reino Unido de la Unión Europea, prevista para marzo de 2019, tiene consecuencias en los dos lados: por una parte, los británicos tendrán que renegociar sus vínculos con la UE -y ya han comenzado a trasponer la legislación comunitaria- y el bloque de 27 necesitará reestructurar los presupuestos.

Precisamente los primeros presupuestos post 'brexit' serán propuestos este miércoles por la Comisión Europea. "Estoy convencido de que podremos cuadrar el círculo", ha dicho el presidedente de la CE, Jean Claude Juncker.

El Ejecutivo comunitario calcula que la salida del Reino Unido, contribuyente neto a las arcas europeas, dejará un agujero de entre 12.000 y 15.000 millones de euros al año, y que además se necesitarán 10.000 millones adicionales por ejercicio para financiar nuevas tareas en los ámbitos de inmigración, seguridad o defensa. La PAC será otro de los puntos a abordar.

Hay que tener en cuenta que en 2016, los británicos aportaron 12.760 millones de euros. Este déficit, según el comisario europeo de Presupuestos, podrá cubrirse con una mayor contribución del resto de Estados miembros: ahora mismo de media aportan un 1,03% y la idea es aumentar hasta el 1,2%.

Seguridad, defensa y justicia

La Comisión planteará por primera vez introducir un mecanismo que ligue la recepción de fondos comunitarios al respeto al Estado de Derecho, según confirmó la semana pasada la comisaria de Justicia, Vera Jourova.

En febrero, tras una cumbre dedicada al presupuesto plurianual, los líderes de la UE dieron su apoyo a esta medida e incluso a ligar los desembolsos al respeto de valores fundamentales o la recepción de inmigrantes.

La propuesta llega en un momento de preocupación por el Estado de Derecho en países como Polonia o Hungría, que además se niegan a aplicar el acuerdo comunitario de reparto de refugiados, pero al mismo tiempo son receptores principales de fondos estructurales y de cohesión.

Por otro lado, países e instituciones coinciden en que los nuevos techos de gasto deben tener en cuenta las mayores necesidades en materia de gestión de fronteras y defensa, que en la actualidad suponen un 0,4% (4.000 millones) y un 0,05% (590 millones) del presupuesto.

Revisión de la PAC

La agricultua será otro de los puntos a tocar. La PAC (Política Agraria Común)  percibirá unos 420.000 millones de euros en el periodo 2014-2020 y ahora la UE revisar los pagos directos de la PAC para hacerlos más efectivos, ya que suponen el 70% de la partida de 400.000 millones de euros pero benefician solo a un 20% de los agricultores.

Una reducción del 15% en esta partida supondría un ahorro de 60.000 millones en el presupuesto (5,5 % del mismo), señaló entonces la Unión.